Friday, October 22, 2010

DUROS MENSAJES AL REGIMEN

GUILLERMOFARINAS
Cuba: Premio Sajarov a Fariñas envía duro mensaje al régimen
JUAN O. TAMAYO
Un prestigioso premio de derechos humanos concedido el jueves al disidente Guillermo Fariñas fue la cuarta advertencia al gobierno cubano de que sus reformas no son suficientes, dijeron analistas el jueves.

A Fariñas, de 48 años, sicólogo y periodista independiente cuya huelga de hambre de 135 días lo llevó hace unos meses al borde de la muerte, se le otorgó el Premio Sajarov del Parlamento Europeo, dotado con más de $60,000.

"Este un mensaje que le están enviando los gobiernos democráticos del mundo civilizado al gobierno cubano, que con sacar varias decenas de las cárceles no es suficiente para considerar que hay avances'', declaró Fariñas por teléfono desde su casa en la ciudad de Santa Clara, provincia central de Villa Clara.

"Esto es un premio no para Guillermo Fariñas, es un premio a la rebeldía que ha mostrado este pueblo contra la dictadura; a los presos, la gente en las calles recibiendo golpes y amenazas'', agregó.

Fariñas añadió que podría comenzar otra huelga de hambre si no le permiten salir a recibir el premio, en una ceremonia que se celebrará el 15 de diciembre en Estrasburgo, Francia, sede del Parlamento Europeo. Cuba habitualmente niega el permiso de salida a los disidentes que reciben premios internacionales.

El gobierno de Raúl Castro no tuvo ningún comentario inmediato sobre el premio de Fariñas, pero analistas del tema cubano señalaron que fue el más reciente de una serie de golpes sufridos por La Habana esta misma semana.

El martes, el presidente Barack Obama declaró que Cuba no ha cambiado lo suficiente para merecer gestos amistosos de Washington; el miércoles, el ministro español de Relaciones Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, criticado a menudo por ser demasiado amistoso con La Habana, fue sustituido; y se reportó que era poco probable que la Unión Europea pusiera fin el próximo lunes a su Política Común, que vincula la asistencia a Cuba con su historial de derechos humanos.

"Estas son cuatro llamadas a Cuba de que es insuficiente lo que está haciendo. Es necesaria una política más definida de cambios'', indicó a El Nuevo Herald el disidente y economista habanero Oscar Espinosa Chepe.

"La Habana ha recibido cuatro cubos de agua fría'', agregó José Antonio Blanco, antiguo analista del Comité Central del Partido Comunista de Cuba que vive ahora en el sur de la Florida.

Durante su huelga de hambre más reciente para exigir la liberación de todos los presos políticos, Fariñas estuvo varias veces al borde de la muerte. La huelga fue iniciada el 24 de febrero, un día después de que muriera en prisión el disidente Orlando Zapata Tamayo, también a consecuencia de una larga huelga de hambre.

Fariñas suspendió la huelga a los 135 días, la mayor parte de los cuales pasó en un hospital donde recibió nutrientes por vía intravenosa, luego de que el gobierno de Castro prometiera el 7 de julio que iba a poner en libertad a 52 presos políticos. Casi 40 han sido liberados y enviados al exilio en España.

Todavía extremadamente consumido, Fariñas sigue tan débil que tuvo que dormir una siesta el jueves aún cuando sus partidarios colmaban su casa y sus teléfonos sonaban incesantemente con llamadas de felicitaciones, dijo su madre Alicia Hernández, de 75 años.

Su última huelga de hambre, y la concesión de Castro tras charlas con la Iglesia Católica y Moratinos, hicieron de Fariñas uno de los disidentes más conocidos y observados de la isla.

Ex miembro de una unidad de elite del Ministerio del Interior que peleó en Angola, Fariñas rompió con el gobierno tras la ejecución en 1989 del general Arnaldo Ochoa, acusado de tráfico de drogas. Fue encarcelado tres veces y ha llevado a cabo anteriormente más de 20 huelgas de hambre para protestar contra diferentes medidas del gobierno.

Esta es la tercera vez en menos de una década que el Parlamento Europeo concede el premio, que lleva el nombre del difunto disidente ruso Andrei Sajarov, a figuras de la oposición cubana. El primero en recibirlo, en el 2002, fue el activista cristiano Oswaldo Payá. En el 2005 le fue entregado a las Damas de Blanco, un grupo de mujeres que desfilan por las calles de La Habana reclamando la liberación de sus hijos y esposos encarcelados por motivos políticos.

Los críticos de Castro en la isla y el extranjero elogiaron que se concediera el premio a Fariñas y dijeron que esto equivalía a un llamado al gobierno cubano para que dejara de reprimir a los disidentes y avanzara hacia la democracia.

El premio "es un mensaje al gobierno de que no estamos solos y que tiene que aceptar cambios'', indicó en La Habana la disidente Miriam Leiva, esposa de Espinosa Chepe.

Fariñas "ha recurrido a las huelgas de hambre para protestar y desafiar la falta de libertad de expresión en Cuba'', señaló el presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, al anunciar el premio.

"La huelga de hambre de Fariñas hizo imposible al mundo ignorar a los disidentes encarcelados en Cuba'', comentó José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch. Su premio "destaca la responsabilidad que tiene Cuba de liberar hasta el último preso político y eliminar las leyes que castigan la disidencia'', observó.

Los analistas estaban divididos, sin embargo, sobre si los golpes sufridos por el gobierno cubano esta semana lo impulsarían a hacer concesiones a los derechos humanos y la democracia.

"Ellos podrían reaccionar de manera que se consideren posiciones más suaves en un tema u otro, pero no en la naturaleza central de su sistema político'', afirmó Peter Deshazo, experto en América Latina del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, un grupo de estudio radicado en Washington.

Pero los gobernantes de Cuba, argumentó Blanco, a veces "sí ceden cuando se enfrentan a una crisis, cuando ven que su supervivencia está en juego''.

Blanco destacó que las autoridades de la isla tenían la esperanza de que Obama levantaría todas las restricciones de viajes desde Estados Unidos, y que la Unión Europea desecharía su Política Común, unos cambios que representarían la entrada de millones de dólares en las arcas del gobierno.

"En dos días, su castillo de arena se les ha derrumbado'', subrayó Blanco.

1 comment: