Monday, October 18, 2010

EL GOBIERNO CUBANO PRETENDE ANULAR A LA OPOSICIÓN CON LOS DESTIERROS

2103944-candles-in-the-dark
Las Damas de Blanco denunciaron que el gobierno se quiere quedar sin opositores en Cuba.

La Habana, 17 de octubre
Agencias
El gobierno de Raúl Castro “está decidido a acabar con la oposición” mediante el “destierro” de los presos políticos y de todo el que pueda “sumarse” a las filas de la disidencia, denunciaron ayer las Damas de Blanco, familiares de los detenidos políticos cubanos.

“Con todos estos destierros (…) el gobierno está decidido a acabar con la oposición, a limpiar las calles”, declaró a la prensa la líder de Damas de Blanco, Laura Pollán, tras realizar su habitual caminata dominical por la quinta avenida de La Habana, en compañía de una treintena de mujeres.

“Nos preocupa que ya no es solamente a los presos (políticos). A todas las personas que el gobierno cree puede movilizar la oposición” o “pueden sumársele, les está proponiendo la salida del país”, añadió Pollán.

Destacó que, además de la dispuesta excarcelación de 52 opositores que restaban en la cárcel de 75 condenados en 2003 -casi 40 ya fueron liberados y salieron rumbo a España-, el gobierno ofreció este semana salir a Estados Unidos a la familia del opositor Orlando Zapata, muerto en febrero tras 85 días de huelga de hambre.


Otros presos

Igual propuesta hizo a cinco de nueve de los 75, excarcelados por razones de salud en 2004 y 2006, y “está consultando en las cárceles” a presos condenados en otras causas sobre su interés en abandonar la isla, dijo Pollán.

La Iglesia Católica cubana anunció hace una semana la excarcelación y salida a España de tres presos políticos: Ciro Pérez, de 61 años, Arturo Suárez (46) y Rolando Jiménez (41), que no hacen parte de los 75, con lo cual podría comenzar la liberación de todos los detenidos políticos sin implicación en hechos de sangre.

El Gobierno decidió en julio la excarcelación en cuatro meses de los 52 presos políticos, como resultado de un inédito diálogo con la Iglesia, instalado en mayo.

El 20 de julio el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, manifestó en Ginebra la voluntad oficial de liberar a todos los presos políticos sobre los cuales “no pesen responsabilidades de la vida de otras personas”.

Inicialmente el gobierno cubano negaba la existencia de presos políticos y según La Habana todos los detenidos eran simples delincuentes comunes.

Pero la presión de la oposición interna, familiares como las Damas de Blanco y otros, así como la externa y las denuncias de organismos de derechos humanos llevaron al gobierno a reconocer su existencia.

Fue la muerte de Orlando zapata, tras una prolongada huelga de hambre, lo que posibilitó un diálogo entre el gobierno y la Iglesia Católica.

1 comment:

  1. Bueno desde el primer momento se sabia cuales eran las intenciones.

    Que se puede esperar de un regimen como el de Cuba?

    ReplyDelete