Sunday, October 24, 2010

REVOLUCIÓN, CUÁNTOS PECADOS SE COMETEN EN TU NOMBRE

fall texas 2010 022
Angélica Mora

Texas

Apuntes de una Periodista

Revisando los libros, en la biblioteca de mi hija en Texas, me encontré con una serie titulada "Revolución". Curiosa le pregunté:
-¿Los has leído?
Un poco medio ofendida me replicó:
-Son materias que los militares tenemos que leer y analizar.
-...Y ¿dónde están las últimas revoluciones? -le volví a preguntar- ¿la cubana y la venezolana?

No me contestó, no sé si por secreto castrense o porque sencillamente estudian cosas del pasado, como la Revolución Francesa o Rusa, pero no las que castigan a este vapuleado Siglo XXI, en que somos atacados por movimientos impositivos.
No revisan en sus estudios revoluciones amañadas, como la de Fidel Castro y la que involucra el Socialismo de Siglo XXI de Hugo Chávez, que han resultado peor que las antiguas, porque son más solapadas.

¿Cómo explicar que todas estas revoluciones fueron al final una farsa?
Cómo precisar, que algunas se iniciaron apoyadas por el buen espíritu del pueblo, que escuchaba arrobado ideas fundamentales de Voltaire, Rousseau o Montesquieu en conceptos de libertad política, de fraternidad y de igualdad...
Pueblos que se apasionaban ante las ideas de unir la sociedad y se fascinaban frente a la teoría que podía haber separación de los poderes del Estado.

¿De qué manera exponer -en pocas palabras- que la Rueda de la Historia ha girado en redondo y que los abusos de la monarquía, contra los que se luchó en la Revolución Francesa, hoy vuelven a ocurrir en América Latina. Por ejemplo, atropellos envueltos en una pátina democrática donde convergen los tres poderes, como pasa en Venezuela con el reyezuelo Hugo Chávez ?

Para las mentes de los norteamericanos es difícil entender el embrollo.
Incluso, lo es para los que estamos curados de espanto frente a la sinvergüenzura sin límites de los que gobiernan Cuba, atrincherados en conceptos pasados de moda, pero que mantienen a todo costo, porque si no se les muere la Gallina de los Huevos de Oro.

Los militares y los políticos en general, pueden estudiar todos los tratados de todas las bibliotecas del mundo y no entenderán el origen de la actual composición política mundial especialmente la de América Latina.
En ninguna van a encontrar el agregado de la malicia que deben tener para comprender a los descarados, porque eso no se adquiere en ningún libro.

Pueden hallar, si buscan, una pista en "El Espejo del Príncipe" de Niccolò Machiavelli, cuyo original se guarda celosamente bajo vidrio en un museo de Florencia.

En el documento -más tarde transformado en libro- Maquiavelo explica la mejor forma de adquirir, mantener y proteger un estado bajo el lema "el Fin, Justifica los Medios", cosa que discípulos como los Castro y Chávez han acondicionado a sus sociedades y lo han convertido en arte, en una forma perfecta e implacable.
Quizás solamente ahí, en esa frase, encuentren la clave para entender el Drama.

No comments:

Post a Comment