Monday, November 22, 2010

LA LIBERTAD DE ARNALDO RAMOS Y LA CÁBALA DEL DOCE

¡Solavaya!

cabala

Cubamatinal/ Según las rutas sinuosas, pero en Cuba fidedignas del rumor, el Comandante reflexionante y jubilado es supersticioso y no las tuvo todas consigo con la cifra de doce prisioneros negados al destierro. Una vez que José Daniel Ferrer García aceptó partir a España, la situación se complicó, porque serían doce los prisioneros en rehenes y el número doce, es una cifra de connotaciones místicas, extremadamente sensible para él. Siempre de acuerdo con el rumor, Arnaldo Ramos Lauzarique debe su libertad a esta razón de una sinrazón. Caricatura: Ilei Urrutia

Por Juan González Febles

La Habana, 20 de noviembre/ PD/ Desde hace tiempo, Fidel Castro juega a la adivinanza y anuncia la próxima guerra atómica con invierno nuclear incluido. El Comandante ubica su guerra en el Medio Oriente. No parece detenerse en el hecho de que las nuevas armas convencionales hacen obsoleto el uso de armas nucleares.

Tampoco en que los líderes iraníes se apresuraron en desmentirle para reafirmar su vocación por el diálogo. ¡Qué cosa!, hoy necesita de su guerra como ayer necesito seiscientos atentados fallidos, organizados por la siempre notoria CIA norteamericana. Lo que si resulta extraordinario es su recurrente perseverancia.

El juego con las numerologías parece seducir la imaginación del Comandante desde siempre. Nació un día trece y un día 26, (doble de trece) comenzó su ascenso a la cima del poder. Un día trece, pero de junio arrestó a un supuestamente levantisco grupo de oficiales del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Otro día trece, esta vez de julio, fusiló a los designados para el sacrificio o el escarmiento. El comandante respeta el número 13.

El número de marras va unido en el recuerdo a un remolcador hundido con hombres, mujeres, ancianos y hasta niños. Si que se las trae el bendito numerito.

Doce fue la cifra escogida para numerar a los sobrevivientes del desastre del Granma y Cinco Palmas el nombre y el sitio escogidos para el encuentro con estos. En la mejor época de intolerancias y dogmatismos, su influencia y voluntad supremas, aseguraron lugar en el Comité Central del Partido único y ateo a la difunta y creyente confesa, Celia Sánchez Manduley.

Según relatan testigos de época, las ciencias ocultas y el derecho africano practicados por su médico de cabecera, el Dr. René Vallejo, salvaron su vida en contadas y puntuales ocasiones. Por supuesto, fue mucho menos que seiscientas. Pero si de su muerte se trata, para el Comandante, seis vale tanto como seiscientos o mil, llegado el caso.

El nuevo rumor señala, que el Comandante no podía conciliar el sueño al pensar que quedaban en cautiverio doce miembros del Grupo de los 75. Téngase en cuenta que numerológicamente, 75 es 12, sea 7 + 5 = 12. Entonces, Ramos Lauzarique ligó el parlé.

De la tropa manigüera que derrocó al gobierno o desgobierno de Fulgencio Batista, se dice que al menos los oriundos de la zona oriental, eran y son creyentes de una forma de espiritismo animista, autóctono de esos lares. También, que el abrazo que unió al difunto pastor protestante Lucius Walker con el Comandante, salvó la vida de este último y sacó del mundo al pastor yanqui. La ceremonia que propicia este trueque es conocida entre adeptos como ‘cambio de vida’.

Más tranquilos y a salvo de la funesta cábala del doce, el Comandante y el general presidente dispondrán del tiempo ganado para programar unas pocas y diversas nigromancias más.

Con 85 y 80 años respectivamente, habrá poca cuerda para nuevas guerras, inviernos subsiguientes y charadas con cardenales e intercambios de presos por influencias o favores por seminarios. Están a salvo. Ya sólo retienen once prisioneros y esto señores, es algo.

¡Solavaya Comandante! ¡Sallam Allekun, Allekun Sallam!

No comments:

Post a Comment