Wednesday, November 24, 2010

NAVEGANDO EN EL MAR DE LA FELICIDAD

La gente de Cuba vive una existencia hipnótica, desprovista de libertades y sujeta desde la infancia a acondicionamientos mentales

3cuba_noticias_6437

¡Qué"Mar de la Felicidad"!

Por Angélica Mora

DIARIO DE AMERICA

En el libro "Un Mundo Feliz" del escritor británico Aldous Huxley, la sociedad está dominada por la clase dirigente o Interventor Mundial y todo el planeta está unificado como un único Estado Mundial.

El paralelo de este "mundo" con el impuesto por el gobierno de la Habana es innegable ante la obstinada obsesión de Fidel Castro de sembrar e imponer el utópico "Mar de la Felicidad" en Cuba y extender ese océano socialista por el resto del mundo, pero especialmente por América Latina.

Como la sociedad descrita en este clásico de la literatura, la gente de Cuba vive una existencia hipnótica, desprovista de libertades y sujeta desde la infancia a acondicionamientos mentales.

Y la Cúpula gobernante de Cuba, al igual que esa sociedad ficticia de "Un Mundo Feliz", sabe que para mantenerse debe contar con "agentes que velen por el orden" para detener cualquier amago de la población de querer independizarse del actual gobierno.

Por esto el régimen castrista ha demostrado que no recortará los gastos en los rublos de defensa interna -y para su eterno luchar contra el enemigo del Norte que nunca se produce-, por el contrario los ampliará para estar preparado para cualquiera eventualidad en que tenga que reprimir posibles protestas populares.

Con la imposición brutal de un nuevo plan económico para mantenerse a flote Raúl Castro sabe que cundirá en el país el descontento entre la población y su única manera de hacerle frente es reforzando sus órganos nacionales de seguridad.

Informaciones llegadas desde Cuba indican que los ministerios del Interior (MININT) y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) no serán tocados en los drásticos recortes de personal que vive la nación, por el contrario se está reclutando más personal de defensa que en cualquier otra época, luego del triunfo de la Revolución.

La respuesta de los militares en caso de un alzamiento de la población es algo que siempre ha inquietado a los gobiernos autoritarios y esta es otra incógnita que comparte Raúl Castro con Hugo Chávez de Venezuela y con los otros mandatarios que giran en torno a las directrices del binomio La Habana-Caracas.

El destino de Cuba bien puede cambiar, en una confrontación de la ciudadanía -cansada por más de 52 años de promesas incumplidas a cambio de miseria- y los organismos de seguridad internos que están integrados por este mismo pueblo.

Habría que ver esta respuesta, que sólo depende de ellos. Mientras tanto, el régimen de La Habana, el de Caracas y sus satélites menores, se atrincheran y refuerzan sus bunkers.

1 comment:

  1. Muy buen articulo!

    Ya las fuerzas represivas estan alistadas para lo que Ud. expone.

    Los metodos represivos se estan implementando y probando con la represion a Reina Luisa Tamayo.

    ReplyDelete