Tuesday, June 26, 2012

HUBERT MATOS

La esperanza mantenida

[26-06-2012]
Hugo Araña
Corresponsal de Misceláneas de Cuba
(www.miscelaneasdecuba.net).- Hubert Matos, con 93 años  encima  -como para no creerlo-,  continúa con su esperanza. Además, no pocos  de ellos encerrado tras una reja  cuando se percató que los principales jefes de la Revolución escondían  solapadamente  sus instintos de implantar el comunismo en Cuba tan pronto tuvieran la oportunidad.  Por cual,  su renuncia al  alto cargo ganado en los escenarios de la casi terminada guerra civil en Cuba, fue apresado  y  juzgado como un vulgar malhechor, cuya absurda  sentencia hasta hoy en día no deja de asombrarnos, sin soslayar que la cumplió hasta el último día.

Según   el poeta Raúl Rivero,  miembro  por desgracia del grupo de  los 75 de la Primavera Negra   del 2003  en su comentario  sobre esta personalidad de nuestra Historia – gústele a quién no le guste que lo es -,  este Hombre  no cesa de luchar por la libertad de  nuestra Isla, al sentenciar y  vaticinar  en su libro "Cuando llegó la noche" lo que sucedería si ese sistema político lo ponían en ejecución como ha sucedido.

Pero el  tiempo, ése, el que siempre dice la última palabra   le  ha dado la razón.  Y apuntamos y remarcamos el tiempo, porque  en el  transcurso de los mismos años  transcurridos como prueba fehaciente,  Sistema político   implantado  en un clásico  fracaso –  una opinión muy particular del  que escribe este Comentario-,   porque  además  en esta  actualidad que vivimos, es muy difícil, pero muy difícil poder decir cuál es el sistema   imperante en la Isla.

Pero como comentamos sobre  Matos en el artículo de Rivero, captamos que la venganza,  el rencor y sus anexos no han hecho nido en el corazón de este ex Comandante de la Revolución; sino al contrario, es sus mismas palabras,  destierra   todo lo que pasó  en la prisión a donde fue llevado por traidor a la  Patria (¡!), y el pretendido desprestigio hacia su persona  provenientes  de los que hasta ayer fueran sus compañeros de lucha. 

Y es ahí, donde radica el hándicap de estas líneas. ¿Cómo es posible que uno que luchó y se arriesgó  en el combate  junto a mí, ahora lo tenga como enemigo  porque no pensara igual que yo? ¿Es que acaso la diversidad de opiniones no existen? ¿Es que manifestarse  según los principios de cada cual es un delito? En este caso, mejor hubiera sido oír la otra parte; encontrar o tratar de hallar sus sinceras opiniones, máxime que el proceso  del  triunfo comenzado  el  1 ero. de enero de 1959 se sabía de antemano que las posiciones políticas  en el Ejército Rebelde eran diversas  dentro de sus mismas filas.

Pienso que ahí – y puede que me equivoque-,  fue inicio del fracaso de este proceso  llamado  Revolución que  con el tiempo, fue todo lo contrario al querer implantarse un comunismo, cuyos resultados hoy en día muchos se autopreguntan   que en vez de unir, lo que llevó a cabo fue todo lo contrario.

Por eso, y como buen vaticinador que fue o es,  pienso que Hubert  Matos se percató de lo que vendría camuflageado en la persona del Comandante en Jefe;   y por lo tanto  renegó a su puesto  y a formar parte de una futura  historia  distorsionada,  con su cuota de  fracasos y  desengaños, que para más,  aún hoy en día en  El,  no  notamos sentimientos de venganzas por las viejas heridas que de cierta manera lo martirizaron,   es capaz todavía  de albergar   esperanzas como le confesó a Rivero,  cuando le  confesó: "Confío que tengo que ver salir el Sol en mi Patria".

No comments:

Post a Comment