Friday, August 31, 2012

POBRECITOS, LOS CUENTAPROPISTAS

Lectores de Granma en enconada lucha contra revendedores

[31-08-2012]
Laritza Diversent
Abogada y periodista independiente
(www.miscelaneasdecuba.net).- Lectores del diario oficial del Partido Comunista de Cuba piden acciones reales contra los vendedores de artículos varios de uso en el hogar, una de las actividades más solicitada por los cubanos, para ejercer por cuenta propia.

J. C. Mora Reyes este último viernes se quejó de la falta de acción gubernamental para reprimirla. Según el comentarista con la denuncia se cruzó una línea “lo antes furtivo pretendidamente ignorado se vuelve conocido”. No obstante, asegura “todo se mantiene igual, estimulándose así las tendencias transgresoras como algo cuasi normal”.

“He leído, escuchado y emitido muchas opiniones sobre la reventa de artículos comercializados por el Estado con precios hiperbolizados solo conformados por la ley de oferta y demanda y el actuar inocente de quienes deben, tienen y están obligados a proteger al consumidor”, comentó J. P. Granados Tápanes, en la misma sección

La sección semanal Cartas a la Dirección del diario oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), en menos de un mes publicó cerca de 10 opiniones de sus lectores, en contra de los revendedores. La mayoría de los lectores opinan que estas personas no son cuentapropistas. “Son revendedores inescrupulosos y estranguladores de la economía de los que trabajan”.

Según datos oficiales antes de ampliar y flexibilizar el trabajo por cuenta propia en octubre del 2010, el sector estaba constituido aproximadamente por 87 mil 889 personas, un 0,78 % de la población. Actualmente ejercen 378 mil y se espera que en este año lleguen a medio millón.

Actualmente la actividad de Trabajadores contratados es la más solicitada por los cubanos. Le sigue en orden la de elaborador vendedor de alimento, la transportación de carga y pasajeros y los productores vendedores de artículos varios de uso en el hogar (revendedores).

“Es doloroso ver como mercancías de todo tipo, en muchos caso subvencionada por el estado y otras provenientes del mercado de frontera en divisa se exponen públicamente y comercializan a precios inflados por personas con licencia de trabajo por cuenta propia”, comenta J. P. Granados Tápanes

La legislación les prohíbe vender artículos industriales adquiridos en la red de establecimientos comerciales estatales. Les exige además comercializar sus producciones exclusivamente, con la posibilidad de pactar libremente los precios.

La solución de estos revendedores es un mercado mayorista, donde adquirir sus mercancías por cantidad y aprecios diferenciados de los que ofrecen a la población, los mercados estatales minorista, único que legalmente reconocen las autoridades. Un problema, que según se consigna los lineamientos aprobados en el Sexto Congreso el PCC, planea resolverse antes de que concluya el 2015.

Granados Tápanes llamó a los cuentapropista, “trabajador por extorsión” y los hizo responsables “de que la capacidad de compra del salario de un empleado cubano de cualquier esfera de la economía se deteriore cada vez más y rinda menos”.

Los cuentapropistas están preocupados por la influencia que pudieran tener estas opiniones en las altas esferas del gobierno. La sección Cartas a la Dirección, donde se publica como promedio 6 o 7 opiniones de los lectores semanalmente. El trabajo por cuenta propia es uno de los más debatidos. Solamente en el presente año, al menos dos opiniones publicadas tocan el tema de los revendedores. 

Según Mora Reyes la denuncia pública no tiene ningún efecto cuando “existe tolerancia, morosidad, incapacidad, facilismo o desesteres de las autoridades en la aplicación de medidas enérgicas” contra esas manifestaciones.

Según el lector pasar a la ofensiva no es una quijotada. Es “una responsabilidad inaplazable desde el mimo momento en que se tiene conocimiento de la situación incompatible con la dignificación del ser humano”. “Hacer es la mejor manera de decir”, concluye su escrito.

No hay dudas, la inactividad del gobierno ante estas denuncias, convierte la sección del único diario de tirada nacional, en un receptor de quejas y lamentos sin solución, al estilo de las rendiciones de cuenta del delegado municipales.

No comments:

Post a Comment