Friday, October 26, 2012

A LA ESPERA DE AYUDA QUE NUNCA LLEGA

            
Foto Cubadebate

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

La premisa principal de un regimen socialista es decir que está ahí para ayudar a los necesitados.
 Sin embargo eso es una falacia, como tantas otras, contadas por ambiciosos que usan la política para llegar al poder. Luego de obtenido se quedan usufructuando ellos y sus cómplices, de los beneficios económicos que ofrece el país.
Hoy Cuba es el mejor ejemplo, luego de los estragos causados por el huracán Sandy.
En la Isla, cada Huracán deja a los pobres más pobres.
 Flora  arrasó en 1963 con el oriente cubano y hoy Sandy hace lo mismo. 
Me contaban, amigos de Santiago de Cuba, que en esa provincia hay viviendas todavía sin reparar, luego de 49 años.
Luego de Flora vino  en 1969 el huracán Camile. En 1972 Agnes y Laura. En 1980, Allen. En el 88, Gilbert. En 1996, Lili. En el 98 Georges y al año siguiente Irene. El 2001 fue el año de Michelle e Isodore. En el 2004 fue el turno de Charley e Iván. Y el 2005 de Dennys.
Hoy fue Sandy. Y los damnificados, en el oriente de la Isla, desesperan por ayuda, mientras las autoridades realizan inspecciones y estudios de lo ocurrido.
Según la prensa oficialista,  Raúl Castro anunció su visita a esas regiones “en las próximas horas”. En realidad debería haber ido a la zona de inmediato, al conocer el desastre.
Pero a ninguno de los hermanos Castro parece preocuparle Cuba, salvo para enriquecerse.
En 53 años la nación caribeña  se ha empobrecido al máximo, mientras sus gobernantes se han llenado los bolsillos, según han indicado varias publicaciones. 
El capital personal de Fidel Castro es de mil 200 millones de dólares, de acuerdo con un ex alto funcionario de la esfera económica cubana que desertó a Estados Unidos.
Asimismo, Fidel Castro ha aparecido últimamente en el apartado de Monarcas y Dictadores de la lista de personas más ricas del mundo, que publica anualmente la revista Forbes, con una fortuna personal que oscila precisamente entre los mil 200 y mil 500 millones de dólares.

Así que lo que ocurre ahora en la región oriental de la Isla, -y que el régimen debería haberse previsto de antemano para ir en ayuda de los damnificados- es un botón más de muestra de la ineficacia del régimen castrista, apoltronado en Cuba por más de medio siglo...

No comments:

Post a Comment