Sunday, December 30, 2012

CÓMO EN UNA CATEDRAL

los mismos cielos

Angélica Mora

Está bien, mi Dios,
no me concedas
a mi nada.

Pero observa
cuánto dolor,
hay en este mundo
cuánta gente angustiada

Ya es tiempo Dios mío:
Contempla
como
vence la indiferencia:

Los que pudieran hacer algo
no tienen ni el tiempo
ni la paciencia

Fíjate, Dios mío
como los que golpean
caminan
sin ningún tropiezo
y sus crueles acciones
a nadie le rinden cuenta,
No, nada de eso...

Es el enemigo
de lo bueno y noble
el que triunfa
cuando
con toda su maldad
al honesto araña.

Y sigue impune
toda su vida
propinado
golpes a los débiles
con toda su saña.

Dios mío,
observa lo que pasa:

Lo que ocurre no es Justicia
¡dejar que triunfe el Mal
en esa forma propicia!

Por eso,
ya es tiempo, Dios mío:

Te pido
por los que sufren
por los que luchan desamparados

Te imploro
por los que se oponen al mal.
Te ruego
que te pongas de su lado.

Solo así
los que tanto pavor
causan en el mundo
comprenderían.

Que Tu Divina Gracia
estará iluminando
ahora a los buenos
desde el Cielo profundo
noche y día.

No comments:

Post a Comment