Wednesday, December 19, 2012

LAS PROFECÍAS MAYAS Y LAS 48 HORAS QUE NOS QUEDAN DE VIDA





Angélica Mora
Apuntes de unaPeriodista
Nueva York

He recibido tanto correo sobre el tema de el Apocalipsis que no puedo seguir siendo indiferente al tema.
Aunque he escrito bastante sobre los mayas -y lo que realmente quisieron decir con su calendario- debo insistir en que seguiremos viviendo pasado el viernes 21.
Me asombra el gran número de gente que cree que este viernes caerá una cortina mortal que acabará con todos los seres humanos. Hay muchos que han gastado todo su dinero en comprar refugios especiales donde se internarán este 21, junto con sus familias.

Guau.
Eso es muy drástico.
He dicho en innumerables Apuntes que con nuestra conducta, indiferente al medio que nos rodea, estamos llevando  la Tierra a su límite, pero el final tomará tiempo.
Y por supuesto que si no se hace algo para mejorar el ambiente y detener las guerras absurdas llegaremos al final de la vida en este planeta.

Sin embargo hay quienes drásticamente creen que acabaremos como especie humana precisamente este viernes.
Y todo parte porque han oido  o leido, que según las profecías Mayas existe una configuración planetaria que no ha ocurrido nunca antes.
Esta configuración influenciará el comportamiento humano y habrá un cambio en la historia del planeta. Esta transformación planetaria alcanzará su cúspide el día 21 de Diciembre del 2012 dando inicio a un nuevo ciclo.

Los Mayas describieron con exquisito simbolismo lo que pasará en tan importante fecha:
 “El sol se conectará con el centro del árbol sagrado, del árbol del mundo, del árbol de la vida”.

Pero eso solo significa que ese día nacerá físicamente otro ciclo.
Lo que debemos hacer es aprovechar la fecha, a partir del sábado, para volvernos concientes de nuestro medio ambiente y de nuestra alma, buscando ayudar a los demás, dejando atrás el egoísmo, para realmente ser mejores.
Ese es el desafío que presentará la nueva era.
Si no la aprovechamos sí estaremos encaminados en poco tiempo, a un real Apocalipsis.

No comments:

Post a Comment