Tuesday, December 25, 2012

MENSAJE DE NAVIDAD

DIARIO DE AMÉRICA
24/12/2012

Mensaje de Navidad 2012

En este mundo turbulento del tiempo en el que vivimos, casi no queda tiempo para la reflexión, meditación y ratos para nosotros mismos


Por Mercedes Montero
En este mundo turbulento del tiempo en el que vivimos, casi no queda tiempo para la reflexión, meditación y ratos para nosotros mismos.
Recurrimos al pasado, reencontramos la memoria, los tiempos idos se hacen presentes y vuelven a estar frente a nosotros, aquellos que se han ido, tomando diferentes veredas.
Sueños van y vienen, esperanzas e ilusiones recrudecen su presencia; la fe que ha estado a flor de piel, hunde sus raíces en el alma, y, aunque sea por un corto tiempo impulsa nuestros pasos hacia el camino por nosotros deseado.
Será porque es tiempo para recordar en forma especial al Dios en el que creemos, pero alguna alegría por muy tristes que nos encontremos, hará presencia con una sonrisa en nuestros rostros. Alguna ilusión nos llevará a expresar un te quiero, te extraño, te deseo lo mejor.
Es tiempo de Navidad, la fiesta con la que se celebra el nacimiento del Niño Dios en el mundo Cristiano, no importa de cual iglesia. También los judíos celebran el Janucá.
Pero en realidad no importa el nombre que le demos a Dios, lo importante es que en El creemos.
Dios nos indica el camino del bien y nos enseña a como alejarnos del mal. Su ejemplo mueve nuestros corazones, para que de una forma u otra ayudemos a otros seres humanos que carecen de muchas de las bendiciones que hemos recibido. No solo hay que referirse a los objetos materiales; tener salud, tener alegría, ser bondadoso son bendiciones de mayor valor que el dinero.
Aún en este mundo turbulento en el que nos ha tocado vivir, en el cual hay más tiempo para la guerra que para la paz, tenemos tiempo para seguir luchando por una mejor vida para las generaciones futuras, para dar un buen ejemplo, para amar a la naturaleza, a los otros seres vivientes, que en su simplicidad muestran mas respeto por si mismos y por otras especies; en fin son seres que enriquecen nuestro mundo. Y, esto es una gran alegría.
En este mundo turbulento de hoy, podemos encontrar la paz interior que es denegada por un medio ambiente hostil. Todo se resume en que cada quien dedique cada día aunque sea unos minutos al dialogo consigo mismo, vea su alma y revise su día, el cual por muy duro que haya sido siempre encerrará una razón para darle gracias a Dios.
Reciban mis mejores deseos por unas
Felices Pascuas y Próspero Año Nuevo 2013
Con mucho cariño

No comments:

Post a Comment