Saturday, December 15, 2012

SIN CASA NI CALLE

[15-12-2012]
Lucas Garve
Fundación por la Libertad de Expresión
(www.miscelaneasdecuba.net).- La oposición cubana más crítica hacia el régimen ve reducir el mínimo espacio con que cuenta. La represión contra ciertos grupos de opositores que con frecuencia salían a la calle se incrementó con fuerza en el último semestre del año en curso.
Ejemplo más reciente fue la detención masiva del pasado fin de semana del 7 al 9 de diciembre, cuando cerca de 95 opositores en toda la isla sufrieron arrestos en sus casas o en la calle. El motivo fue impedir que de una manera u otra celebraran el Día Internacional de los Derechos Humanos el 10 de diciembre.

En muchos casos fue aplicada la fuerza bruta. Golpes, empujones, torceduras de brazos etc. matizaron las detenciones efectuadas por la policía política. El caso más patente fue la represión padecida por las Damas de Blanco el fin de semana. En La Habana solamente, fueron obligadas a montar en ómnibus a empellones 45 Damas de Blanco el domingo 9. El lunes 10 prosiguieron las detenciones contra algunas de ellas. Estos atropellos refrendan una vez más la política del gobierno de no permitir ninguna demostración opositora callejera por muy pacífica que fuera.

A fines del mes de noviembre, el día 30 el Comité de Ciudadanos por la Integración Racial iniciaba su Tercer Foro Raza y Cubanidad en horas de la tarde. La policía política montó un operativo desde el mediodía del día 30 y el sábado fueron detenidos sus organizadores en estaciones policiales hasta horas de la tarde del domingo 2 de diciembre.

Este Foro sería el espacio de exposición de casi una decena de ponencias a presentar por igual número de  intelectuales que desarrollan investigaciones sobre el tema del racismo en Cuba. Se desarrollaría en la sede del CIR. Un evento de carácter totalmente académico, pero no fue permitido porque las autoridades alegaron que habían concurrido más de veinte asistentes.

Todo lo anterior demuestra cómo las autoridades represivas del régimen cubano atentan, hostigan, reprimen cualquier actividad de ciertos grupos que para nada son tolerados por el gobierno como muchos se esfuerzan en propagar.

Tal actitud represiva desmiente a otros que afirman que el régimen permite la realización de eventos de corte académico, intelectual. Bien podría afirmar usted como yo, que el régimen tiene sus “mignones” que gozan de cierto espacio concedido por más gracia que obra; mientras en el espacio mediático internacional se magnifican sus peripecias a consecuencias de amenazas y breves detenciones.

Asimismo se proclaman liderazgos y se reivindican protagonismos  impuestos con el único objetivo de recrear una atmósfera de unidad alrededor de algunas figuras de muy reciente promoción, las que realmente no cuentan, como lo poseen otras, con un largo trecho de condenas y represiones sufridas por defender sus derechos y los de los demás.

Todo este panorama comprueba la estrategia del régimen hacia un posible diálogo entre la oposición y el gobierno. Evento que gozaría de la aprobación de muchos, pero cuidado, habría que observar bien las posiciones que ocupen los opositores participantes en cuanto a la legitimidad de su representación.

Un escenario que se torna más complejo todavía si se tiene en cuenta los problemas sistémicos que enfrenta el propio gobierno dado la caducidad de la maquinaria burocrática de la nomenclatura.

Un asunto que más de una vez, ciertos expositores en nada contrarios al régimen, han puesto sobre el tapete para su conocimiento público, pero el que de una forma u otra queda rezagado por las denominadas prioridades gubernamentales.

Como resultado por el momento, los opositores más críticos quedan sin espacio, ni en su casa, ni en la calle.

No comments:

Post a Comment