Friday, December 21, 2012

¡TOC-TOC! SOY EL FIN DEL MUNDO

dshoer@elnuevoherald.com

Esta pudiera ser mi última columna.
Todo depende de lo que acontezca este viernes 21 a las 9:45 p.m. cuando algunos catastrofistas, en su interpretación del calendario del pueblo maya, vaticinan el advenimiento de un cataclismo de proporciones cósmicas que extinguiría la vida.
Millones de personas en el globo terráqueo, incluyendo el sur de la Florida, se preparan para el gran día que ha tocado algunas de las fibras más sensibles en la sociedad actual. Cunde el pánico entre los creyentes de la última profecía del fin de los tiempos, a pesar que los agoreros, desde tiempos inmemoriales hasta el año pasado, han fallado en sus abundantes predicciones del Apocalipsis.
Una encuesta internacional de la empresa de investigación de mercado Ipsos Global Public Affairs, realizada para la agencia de noticias Reuters, concluyó en mayo que un 12 por ciento de los estadounidenses cree fervientemente que el final del calendario maya –que abarca un ciclo de 5,125 años–, marca el fin del mundo. Por otra parte, un 15 por ciento de la población mundial cree que el mundo se acabará durante su vida.
“Cualquiera que sea la razón, ya sea que piensen que llegará a su fin por las manos de Dios o un desastre natural o un evento político, una de cada siete personas cree que el fin del mundo se avecina”, declaró a Reuters Keren Gottfried, gerente de investigación de Ipsos, que entrevistó a 16,262 personas en 20 países.
Para los adeptos a la Nueva Era, sin embargo, lejos de una calamitosa inversión de los polos magnéticos que haría estallar la Tierra o un agujero negro que devoraría al Sistema Solar, el próximo viernes representa el comienzo de una era de conciencia superior, una perspectiva universal que se expresa a través del corazón.
Se trata, según arguyen, de un fenómeno astronómico y metafísico, la alineación del ecuador galáctico del meridiano solar (línea elíptica por donde orbitan los planetas alrededor del sol), con el centro de la galaxia.
Esta intersección entre la Vía Láctea y la línea elíptica abriría un canal para que la energía cósmica fluya a través de la Tierra y se produzca un cambio de pensamiento de parte de la humanidad, afirman.
“A fin de cuentas, es una cuestión de fe; si resuena intuitivamente como verdad en tu corazón, significa que es tu verdad”, explicó Mario Matas, especialista en filosofía mística que reside en Miami. “Para muchos estudiosos esotéricos, todo el universo va a ascender un peldaño en frecuencia, así que vamos a pasar de la tercera dimensión dualista, material y conceptual, a la quinta dimensión que es de luz y conciencia unitaria”.
Matas exhortó a las personas alarmadas a no tener miedo, sino a recibir con fe y amor la bendición universal que va a descender sobre la raza humana y la madre tierra.
Los escritos y símbolos que dejó la civilización maya en un compendio de libros sagrados conocido como el Chilam Balam, han dado pie a una multimillonaria industria que ha sabido explotar la supuesta profecía apocalíptica con fines mercantiles. Libros, películas y hasta búnkeres para protegerse del Armagedón han proliferado.
Mientras que muchos esperarán el acontecimiento escondidos bajo tierra, otros lo harán con largas jornadas de oración y meditación, así como creativas ceremonias sacramentales.
Entre estos se encuentra Patricia San Pedro, publicista y chamán, quien dijo haber logrado sanar el cáncer de seno con herramientas espirituales y chamánicas.
San Pedro, quien es católica con ascendencia hebrea, invitó a más de 50 amigos a una velada espiritual el viernes al caer el sol en su hogar de Coral Gables para marcar el inicio de esta nueva era. A cada invitado le pidió que traiga consigo una plegaria o un poema, y un plato de comida saludable. Asistirán personas de múltiples creencias, que deben llevar un artefacto sagrado de su fe religiosa para decorar un altar casero.
La ceremonia culminará con una fogata en el patio, en la que los participantes quemarán papeles con inscripciones de todo aquello que quieran dejar atrás. En el ritual simbólico, también se lanzarán al fuego peticiones a Dios.
“Quiero que todos logren un estado de mente de paz, amor y felicidad, en contraposición a todas las noticias negativas y las cosas difíciles que están sucediendo”, apuntó San Pedro. “Esta profecía no está escrita en piedra, y si queremos marcar el comienzo de esta época iluminada, cada uno de nosotros debe desempeñar un rol conscientemente, participando en la curación y el crecimiento”.
En el período precolombino, los mayas pudieron descifrar parte del vasto universo. En el 2013, este planeta azul continuará existiendo como un tesoro del universo.
En lo que a mí respecta, los espero en la edición del domingo.

No comments:

Post a Comment