Wednesday, March 20, 2013

OPUS DEI EN CUBA

Presencia del Opus Dei en Cuba pese a vigilancia policial

[20-03-2013]
Raúl Lázaro Fonseca Díaz
Grupo Decoro
       (www.miscelaneasdecuba.net).- Un centenar de cubanos, entre mujeres y hombres respectivamente, se reunieron los días 16 y 17 de marzo del presente año en el convento de las Brigidinas situado en Oficio 204 esquina Teniente Rey, municipio Habana Vieja,  el día 16 para escuchar una conferencia y el 17 en la casa sacerdotal del Vedado para un retiro espiritual.

Según fuentes al menos dos de los miembros del Opus Dei  son interrogados incesantemente por la policía política. El Opus Dei, prelatura personal de la Iglesia Católica, cuyo nombre completo es Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, de ámbito internacional y cuya sede central radica en Roma,  fue fundado en 1928, en Madrid, por Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975), sacerdote español beatificado en 1992 y canonizado en 2002. En la actualidad cuenta con más de 80.000 miembros, y su prelado es monseñor Javier Echeverría, ordenado obispo en 1994 y nombrado por el papa Juan Pablo II. Desde 1943, fue erigido por Juan Pablo II, el 28 de noviembre de 1982, como “prelatura personal”.

Está integrado por un prelado, con su propio clero (más de 1.500 sacerdotes actualmente), y un gran componente de laicos, los cuales se incorporan libremente a la prelatura, sin que por ello cambie su condición de fieles de sus respectivas diócesis. La principal labor pastoral del prelado y del clero es atender y sostener a los fieles laicos en el cumplimiento de los compromisos ascéticos, formativos y apostólicos que asumen al integrarse en la prelatura. Por su parte, los miembros laicos desarrollan su tarea apostólica en el ejercicio de los ambientes y estructuras propias de la sociedad civil. Están bajo la jurisdicción del prelado en lo referente al cumplimiento de los compromisos adquiridos libremente al incorporarse a la prelatura, pero permanecen bajo la autoridad de su obispo diocesano en todo lo que el derecho común determina respecto a la generalidad de los fieles católicos. También cuenta con cooperadores (algunos no son católicos, ni incluso, cristianos) que sin integrarse en la prelatura, colaboran con sus distintas actividades apostólicas a través de sus oraciones, su trabajo o sus limosnas.

Insertada al Opus Dei está la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (también fundada por Escrivá de Balaguer), a la que pueden unirse sacerdotes que deseen buscar la santidad en el ejercicio de su ministerio, siguiendo la espiritualidad del Opus Dei, aunque sigan en dependencia jurisdiccional de su propio obispo diocesano. El Opus Dei, como institución, presta auxilio pastoral, garantizando la formación cristiana, a determinadas actividades educativas, asistenciales y de promoción humana. La propiedad de los inmuebles, así como la gestión técnica y administrativa de estas labores, queda bajo la responsabilidad de las personas individuales o entidades que las promueven.

A principio de los 90 del siglo pasado proveniente de personas claramente mal intencionadas,  corrió el rumor de “que un sacerdote local cubano trató de introducir entre algunos laicos en La Habana el carisma del Opus Dei pero cometió  graves errores y además sustrajo los fondos creados al efecto, entre otras tropelías  por lo que fue severamente castigado y expulsado de su Parroquia, creando el rechazo de la máxima  jerarquía diocesana a dicha Prelatura.

Simultáneo al éxito rotundo de la trilogía de novelas de ficción de Dan Brown, destacándose  la titulada “Código Da Vinci” donde se describe a la “Obra” formada por una pandilla de monjes secuestradores, ladrones y/o asesinos, todo esto sumado a la oposición de los comunistas  a la religión y muy especialmente a esta congregación supuestamente elitista y racista desde tiempos decimonónico, malogró la inserción de la misma en nuestro país.
De todas formas no es hasta principios de este siglo  con la llegada de Mons. Rubén  Darío Nardi como secretario de la Nunciatura Apostólica en nuestro país, (hoy encargado de negocios en la República del Chad, país de África Central), conjuntamente con el primer Numerario cubano conocido  en los últimos tiempos y fallecido recientemente,  logran aglutinar a un grupo importante  de laicos fundamentalmente de La Habana a las prácticas de la Prelatura consistentes en retiros espirituales y conferencias quincenales.

Es interesante destacar que en muy raras ocasiones en los medios escritos de la Iglesia Católica Cubana se haga mención del Opus Dei, en  espacios  tanto académicos  como del clero muestran su rechazo sin tapujos, aunque tiene también benefactores ordenados y  laicos. La ignorancia supina y la información mal intencionada es  lo que marca la diferencia entre ambos grupos como en todo ámbito de este país.

Como se puede concluir a esta congregación pueden pertenecer personas de todas las clases sociales, económicas, color de piel, religión de todo mundo y en todo el orbe.

En mayo del presente año se volvieran a repetir sendos eventos esta vez tanto los cooperantes como practicantes de la espiritualidad y carisma de esta Prelatura decidieron enviaran una carta con firmas al Mons. Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba y  Presidente de la Confederación de Obispos Católicos de Cuba, para la autorización del establecimiento oficial del Opus Dei en nuestro país.

No comments:

Post a Comment