Saturday, February 22, 2014

RAÚL CASTRO. LA SOMBRA Y EL CRIMEN

Pedro Corzo, director del Instituto de la Memoria Histórica. 
Pedro Corzo
Periodista cubano
Miami, 22 de febrero, 2014
Recientemente el escritor Jose Antonio Albertini en una reunión de amigo se refirió a una película basada en la vida de un asesino a sueldo titulada “El hombre de hielo”, pero de inmediato y sin asociación previa,  se comentó  un informe de Archivo Cuba, entidad comprometida en divulgar los crímenes del totalitarismo insular.
La información señala que desde que Raúl Castro asumió la jefatura del estado cubano, hace siete años, han perecido en la isla al menos 200 personas por causas imputables a su gobierno, lo que demuestra que el dictador designado sigue siendo un hombre cruel y despiadado.
Las primeras fotos de ejecuciones en la Sierra Maestra tienen como protagonista a Raúl Castro, no es que fuera el único asesino, entre otros estaban Ernesto Guevara y Ramiro Valdés, pero al parecer el actual dictador  gustaba fotografiarse con sus víctimas tal y como hicieron sus pares nazis en el pasado.
El desaparecido comandante del ejército rebelde Lucas Moran Arce, señala en "La Revolución Cubana. Una versión Rebelde" que Raúl es el autócrata por excelencia, una persona desconfiada por naturaleza, y un trabajador incansable, que solo se rodea de incondicionales y que "el Segundo Frente Oriental era un pequeño estado totalitario en el cual la disciplina se fundaba en el terrible drama de la muerte por fusilamiento".
El periodista y también escritor Luis González Lalondry, está investigando los fusilamientos masivos del campo de tiro de la Loma de San Juan ordenados por Raúl Castro en la madrugada del 12 de enero de 1959, cerca del monumento donde se firmó el armisticio entre Estados Unidos y España en 1898.
Según declaraciones de sobrevivientes que posee González, de la galera 8 del vivac de Santiago de Cuba fueron sacados 84 presos, que fueron sometidos a una parodia de juicio en la que los jueces eran comandantes de la revolución triunfante.
El proceso duró cuatro horas, todos fueron condenados y ejecutados en masa. Fueron sepultados en fosas comunes que habían abierto un buldócer. Inexplicablemente contaron con asistencia religiosa antes de morir, uno de esos sacerdotes vive en Miami, el padre  Jorge Bez Chabebe, que dijo a González,” fue un espectáculo dantesco que provocaba náuseas”.
Esta masacre fue comentada por uno de los biógrafos de Ernesto Guevara, Jon Lee Anderson, señala, “Pese a su reputación de hombre cálido, puede ser impulsivo, dogmático y a veces brutal, en 1959, durante la rendición de Santiago, la segunda ciudad del país, Raúl presidió la ejecución de más de 70 soldados y oficiales que fueron ametrallados y sus cadáveres lanzados a un foso".
El doctor Armando Lago, un distinguido investigador de los crímenes del castrismo y autor del “El Costo humano de la revolución social”, refiere que investigaciones  parciales demuestran que Raúl Castro fue responsable de 550 ejecuciones en 1959.
Dariel "Benigno" Alarcón, oficial del ejército rebelde que combatió junto a Guevara en el Congo y Bolivia dice que en una ocasión Fidel Castro le envió un mensaje a Raúl para que cesaran los fusilamientos porque habían quejas al respecto y que escuchó a Fidel comentarle a Celia Sánchez,la respuesta de Raúl: "Fidel, no te preocupes no correrá más sangre, de ahora en adelante ahorco a los enemigos".
Es tema para otra columna, pero hay una característica del dictador que es justo evocar.
Raúl Castro en todos los procesos "judiciales" de gran relevancia del régimen totalitario, ha sido el principal acusador, al parecer el único papel principal que Fidel le dejó jugar mientras fue el máximo líder. 
En 1959, durante el proceso contra el comandante Huber Matos, fue una especie de Robespierre. Amenazó y coaccionó a Matos hasta que éste que se le enfrentó. También trató de injuriar y desacreditar al abogado defensor Francisco Loriet Bertot,  pero no lo logró.
Hay otros procesos a tener en cuenta como el que se realizó contra  la dirigencia del viejo Partido Socialista Popular, conocido como la "Microfracción", 1968. Raúl fue quien ordenó a la Seguridad del Estado las medidas a tomar contra los supuestos complotados. Al final del proceso, cuando el terror "raulista" corría impetuosamente por el torrente sanguíneo de culpables e inocentes, y se esperaba un baño de sangre, apareció Fidel componiéndolo todo y enviando a los inculpados a cumplir sentencias de prisión.
Pero su momento estelar antes de asumir todos los poderes en la isla, fue durante el “Caso Ochoa”, un proceso en el que fueron juzgados varios oficiales de alto rango, entre ellos generales, que resultó con la ejecución entre otros de Arnaldo Ochoa y Antonio de la Guardia, 1989, y una purga que llevó a prisión o destitución de otros muchos militares, que solo cumplieron las ordenes que les habían impartido los dos hermanos. 

No comments:

Post a Comment