Wednesday, May 21, 2014

LA "DULCE VITA" DE FIDEL CASTRO


Carátula de "La Vida Oculta de Fidel Castro", ediciones Michel LafonCarátula de "La Vida Oculta de Fidel Castro", ediciones Michel Lafon
En La Vie Cachée de Fidel Castro (La Vida Oculta de Fidel Castro), publicado este miércoles en Francia por Ediciones Michel Lafon, un ex guardaespaldas del caudillo comunista cubano y excepcional testigo de su círculo íntimo, Juan Reinaldo Sánchez, afirma que hasta que la enfermedad lo obligó a  dejar el poder, Castro gobernó a Cuba como su feudo privado,suerte de híbrido entre un señor feudal medieval y el rey de Francia, Luis XV.

Sánchez subraya que al contrario de lo que siempre ha predicado, y han descrito procastristas como el periodista francés Ignacio Ramonet, Fidel nunca renunció a las comodidades del capitalismo ni eligió vivir con austeridad.

“Por el contrario, su modo de vida ha sido el de un capitalista sin ningún tipo de límites”, escribe. "Nunca ha considerado que lo que predicaba le obligara a seguir el estilo de vida austero de un buen revolucionario”.
 

Yate e isla privada

Entre sus revelaciones a Axel Gyldén, reportero de la revista L'Express y redactor del libro, Sánchez cuenta que entre sus propiedades Castro disfrutaba de una isla privada ,Cayo Piedra, al sur de la Bahía de Cochinos, la cual describe como un "jardín del Edén", donde el Máximo compartía y practicaba la pesca submarina entre delfines con invitados selectos como el escritor colombiano Gabriel García Márquez.
 
García Márquez era un frecuente invitado de Fidel a jornadas de pesquería en Cayo PiedraGarcía Márquez era un frecuente invitado de Fidel a jornadas de pesquería en Cayo Piedra

Cuando iba a Cayo Piedra, Castro lo hacía en su yate de lujo Aquarama II, forrado en maderas preciosas angolanas y propulsado por cuatro motores que le regaló el gobernante soviético Leonid Brezhnev.

El ex teniente coronel y ex Jefe de Grupo de la Seguridad Personal de Castro por 17 años, lo recuerda sentado en su silla de director, tapizada en cuero negro; en la mano, un vaso de su whiskey favorito (Chivas Regal) a la roca.

Sánchez desmiente la leyenda divulgada por el propio Castro de que la revolución no le dejaba descanso ni tiempo para los placeres del mundo. “Miente”, asegura.

Otras propiedades del dictador incluían  una inmensa residencia en La Habana con bolera en la azotea, cancha de baloncesto y un centro médico completamente equipado, así como un bungalow de lujo con muelle privado en la costa.
 
Una cena de gala ofrecida por Fidel Castro en el Palacio de la Revolución.Una cena de gala ofrecida por Fidel Castro en el Palacio de la Revolución.
El ex escolta contrasta la dolce vita de Castro (un "privilegio insensato") con las graves penurias que los cubanos sufrieron en la década de los 90 cuando la economía "se derrumbó como un castillo de naipes", después de la desintegración de la Unión Soviética y el bloque oriental, con los que La Habana mantenía casi el 80 % de su comercio exterior.

Matiza sin embargo que para el gobernante la riqueza era ante todo un instrumento de poder, de supervivencia política y protección personal.

Personalidad egocéntrica

En otras revelaciones que ofrecen pistas sobre la personalidad del caudillo, Sánchez describe a su ex protegido como carismático e inteligente, pero manipulador, de sangre fría, egocéntrico y propenso a las rabietas y pataletas.
Fidel Castro se movía en una caravana de Mercedes Benz con no menos de diez escoltas y dos de ellos donantes de sangre, asegura su ex guardaespaldas.Fidel Castro se movía en una caravana de Mercedes Benz con no menos de diez escoltas y dos de ellos donantes de sangre, asegura su ex guardaespaldas.


Mantenía una pistola a sus pies cuando se trasladaba en su Mercedes, y nunca iba a ninguna parte sin por lo menos diez guardaespaldas, entre ellos dos "donantes de sangre". En su casa de cuatro dormitorios [en Punto Cero, al oeste de La Habana], se levantaba tarde, y empezaba a trabajar cerca del mediodía "después de un desayuno frugal".
 
Su película favorita, que vio no sé cuántas veces, era la versión interminable y soporífera soviética de La Guerra y la Paz
"Su película favorita, que vio yo no sé cuántas veces, era la versión interminable y soporífera soviética sobre ‘La Guerra y la Paz’ de Tolstoi ...  duraba por lo menos cinco horas".

Sánchez recuerda cómo Castro ordenaba grabar en secreto a todos sus visitantes,  incluido Hugo Chávez, e insistía en que sus guardaespaldas anotaran todo en un cuaderno, según él, "para la historia".

"A veces, Fidel parecía tener algo de la mentalidad de un pirata del Caribe”, afirma, mientras evoca cómo Castro atesoraba diamantes angolanos en una caja de habanos Cohíba.
Fidel Castro acompañado de su escolta.Fidel Castro acompañado de su escolta.

Observa el ex guardaespaldas que los compatriotas de Castro desconocían su compleja vida amorosa y de mujeriego, fruto de la cual son al menos nueve hijos, entre otras cosas porque a los medios cubanos les estaba prohibido hablar de eso.

Acerca de la crueldad del dictador, Sánchez dice haberla experimentado de primera mano cuando por pedir su retiro perdió su favor, fue calificado de traidor y  encarcelado “como un perro”, torturado y dejado en una celda infestada de cucarachas.
Fidel Castro.Fidel Castro.


El ex militar cubano, que dice haber pasado más tiempo con Fidel Castro que su propia familia,  admite que creyó en él y habría dado su vida por él, hasta que se dio cuenta de que el gobernante estaba convencido de que Cuba le pertenecía.

No comments:

Post a Comment