Thursday, August 28, 2014

EXPONER LA VERDAD EN CUBA

ICLEP- CUBANITO DE A PIE: Existe el que dice yo sé que está mal hecho, pero yo no puedo hacer nada.
Todo esto se lo debemos al inmenso trabajo de los Órganos de la Seguridad del Estado, estos al igual que satanás no descansan por alcanzar el control absoluto sobre las personas.


 Editorial
Raúl González Manso.

Camajuaní, Villa Clara, 28 de agosto, 2014
Nosotros los hijos de Dios hemos sido llamados a decir la verdad aunque esto nos cueste la vida.
 No podemos ser cómplices de algo que sabemos no es verdad, y que puede perjudicar a otras personas. Dice levítico 5:1 Si alguno pecare por haber sido llamado a testificar, y fuere testigo de que vio o supo, y no lo denunciare, él llevará su pecado.
Muchos cristianos hoy en día pasan por alto este versículo, haciéndose coautores o participes de numerosas injusticias.
Existe el que dice yo sé que está mal hecho, pero yo no puedo hacer nada.
Y el que expresa: Los cristianos no se pueden meter en política, cuando la injusticia viene de parte de las autoridades del gobierno, y hasta tratan de justificar su forma de pensar con pasajes bíblicos que realmente no enseñan esto.
Sin embargo la inmensa mayoría de los que piensan así, pertenecen a diferentes instituciones gubernamentales como, Comité de Defensa de la Revolución (CDR), Milicias de Tropas Territoriales (MTT), Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Partido Comunista de Cuba (PCC) entre otros, ellos si pueden ir a actos políticos hacer sus reuniones y además trabajar en la Iglesia.
 Para muchos cristianos de hoy, exponer la verdad, de cómo vive, en este caso el cubano, sus necesidades, los maltratos y las injusticias, es estar metido en política, defender los Derechos Humanos es estar metido en política.
Todo esto se lo debemos al inmenso trabajo de los Órganos de la Seguridad del Estado, estos al igual que satanás no descansan por alcanzar el control absoluto sobre las personas.
¿Que sería de nosotros si Moisés hubiera hecho lo mismo, cuando el Señor le dijo que fuera a la presencia de faraón y le dijera: Que dejara libre a su pueblo? ¿Qué sería de nosotros si tantos hombres y mujeres escogidos como: Josué, Daniel y sus compañeros, Esther, David, los profetas, hubieran pensado igual? Isaías dijo en el cap. 9: versículo 16. “Porque los gobernadores de este pueblo son engañadores y sus gobernados se pierden”
Muy similar ocurre con nosotros, los cubanos, nuestros máximos líderes tienen una gran habilidad y perspicacia para tergiversar las cosas y por lo tanto muchos caen en la trampa y se pierden en el infierno, que aunque no nos guste mencionar mucho es tan real como que ahora respiramos.
Además dijo Isaías:(10:1-2) ¡Hay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!
 ¿Tendría usted el mismo valor amigo lector, como este gran Varón de Dios, para decir lo que dijo? debiera tenerlo, porque para eso hemos sido llamados, no para callarnos la boca ante toda injusticia que veamos, sino para hacer entender a la persona que está en un error y lograr que cambie por su propio bien y el de los que conviven a su alrededor.
Debemos recordar que desde que Jesús vino a la tierra fue un perseguido político, hasta su muerte en la cruz, aunque dejó bien claro que su reino no era de este mundo, como tampoco es el nuestro, eso no quiere decir que se hiciera copartícipe de lo mal hecho.
Muy por el contrario, a los escribas y fariseos que eran los principales líderes religiosos de aquella época, y que tenían además gran influencia en el gobierno de su tiempo los llamo hipócritas, serpientes, generación de víboras, sepulcros blanqueados, guías ciegos entre otras cosas, incluso en una ocasión llegó al templo y viró las mesas de los vendedores, porque estos habían tomado la casa de Dios para enriquecerse ellos mismos.
Sus discípulos también sufrieron persecución y muerte, pero no claudicaron. Hoy los cristianos queremos vivir una vida muy cómoda, y obedecer a Dios implica sacrificio, igual que nuestra libertad.
Debemos recordar que cuando las leyes de los hombres se oponen a las de Dios debemos obedecer primeramente a Dios que a los hombres.
Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
 Mateo 5.10
/http://iclep.org/cubanito-de-a-pie-ano-1-6/

No comments:

Post a Comment