Thursday, August 21, 2014

LA RESPONSABILIDAD NO SOLO ES DEL TRABAJADOR

[21-08-2014 04:27:25]
Aimée Cabrera
Corresponsal
La protección al trabajador en Cuba dista mucho de las sumas presupuestadas para ella. Foto: commons.wikimedia.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Los accidentes laborales tienen diverso origen. No siempre el trabajador es el culpable. En muchas ocasiones, los jefes son poco exigentes y ocurren negligencias con saldos desfavorecedores para la economía y para el obrero, que puede lesionarse o perder la vida.
En el año 2013 sucedieron 84 accidentes mortales. Los trabajadores más afectados fueron los operarios de equipos, choferes y agentes de seguridad y protección. En este desenlace fatal, algunos eran directivos.
En los primeros tres meses del 2014, la cifra de muertes por accidentes laborales llegó a 13 y, aún se investigan algunas para que las mismas puedan ser clasificadas según los hechos acontecidos.
Quienes dirigen deben estar al tanto de que existan los medios de protección adecuados y con la calidad requerida. Además, son los responsables de brindar capacitaciones, metodologías y procedimientos laborales, así como velar, en general, por la seguridad y la salud para evitar lamentables riesgos.
Las carencias existentes en buena parte de los centros de trabajo como problemas con las instalaciones eléctricas, mala ventilación y desorganización en el almacenaje de productos influyen también en la accidentalidad; aunque estas pueden ser solucionadas por parte de quienes tienen que hacer cumplir las normativas vigentes.
Algunos medios de protección son indispensables para evitar enfermedades o accidentes. El año pasa y los trabajadores no reciben lo que constituye una protección para sus vidas. En estos casos es preferible conseguirlos a través de gestiones personales o de grupos.
“Todo lo que me hace falta para trabajar lo pago al precio que sea. Si me voy a poner a esperar porque me lo den en el trabajo me enfermo o me accidento”, comenta un obrero de la construcción.
De qué vale entonces que los financiamientos para adquirir los medios de protección sean millonarios, si las protecciones no están en manos de los trabajadores cuando estos las necesitan.
Es sabido que la durabilidad de muchos medios es efímera, debido a la mala calidad; por lo que no se justifica entonces que, en el 2013 la cifra de dicho financiamiento haya superado los 50 millones de pesos convertibles.
A través de este dato se puede llegar a la conclusión de que hay desvíos del financiamiento para beneficio de quienes compran dichos medios. Lo que no dejaría de tener lógica si bien la corrupción se expande cada día, a todos los niveles y con mayor fuerza.
En la mayoría de los centros de trabajo se les exige a los trabajadores el uso de los medios de protección, sin embargo, se entregan de manera inestable, y no hay suficientes para permitir la inmediata sustitución de los rotos. Cumplir con el trabajo protegido es máxima responsabilidad de la administración y del sindicato.

No comments:

Post a Comment