Thursday, August 28, 2014

RECONOCE EL DIARIO GRANMA QUE HAY DESABASTECIMIENTOS EN LA ISLA, DICE QUE SON CÍCLICOS

Los cubanos se las ingenian para lidiar con el desabastecimiento que registran por temporadas productos como el café, la leche en polvo, el detergente o, últimamente, la cerveza.

Tanto en las tiendas en divisas como en moneda nacional, se precia un desabastecimiento de determinados productos de aseo y limpieza.  foto Granma Yaimi Ravelo
El diario oficial Granma reconoció este jueves que existe un desabastecimiento "cíclico" de productos de aseo personal en la Isla, una pesadilla para la población, que responsables de empresas estatales atribuyen a una falta de financiamiento.
"El desabastecimiento de ciertos productos de aseo (personal) y limpieza comercializados en la red de tiendas recaudadoras de divisas y los mercados artesanales industriales (MAI) se ha convertido en un fenómeno cíclico", señaló el periódico del gobernante Partido Comunista (único).
Granma dijo que en un recorrido por mercados en La Habana "constató la ausencia", entre otros productos, de "colonias, talcos, máquinas de afeitar y quita esmalte", así como de productos de limpieza del hogar, como "desengrasantes, desincrustantes y lejías de cloro".
No es usual que la prensa oficial reconozca este tipo de problemas, pero en el último año los ha abordado ocasionalmente, reporta AFP.
El periódico indicó que el abastecimiento de desodorante y papel higiénico "ha logrado estabilizarse" en la Isla, después de estar "fuera del mercado casi en su totalidad" en los primeros meses de este año.
"El año 2013 fue muy complejo para la industria ligera, por la poca disponibilidad de financiamiento", dijo al diario Geanny Bello, director general de la empresa Unión Suchel, principal productor y comercializador de productos de aseo personal.
"Asimismo la elaboración del plan de este año fue muy tensa debido a los recortes financieros, los cuales limitaron la compra de materias primas y por consiguiente, las producciones", agregó.
Granma subrayó que a "las consabidas limitaciones financieras" se suman la falta de "previsión, planificación" y de "acertados procesos contractuales".
Los MAI comercializan artículos de producción nacional a menor precio que los que se venden en las tiendas en divisas (la mayoría importados), aunque generalmente de calidad inferior, dirigidos a las personas de menores ingresos.
Los cubanos se las ingenian para lidiar con el desabastecimiento que registran por temporadas productos como el café, la leche en polvo, el detergente o, últimamente, la cerveza.

GRANMA
El desabastecimiento de ciertos productos de aseo y limpieza comercializados en la red de tiendas recaudadoras de divisas y los mercados artesanales industriales (MAI) se ha convertido en un fenómeno cíclico, pese a los intentos de la industria por cumplir sus planes y pese al trabajo de las cadenas por compensar con las importaciones los desequilibrios.
Luego de un recorrido por varios centros comerciales y MAI de la capital,  Granma constató la ausencia de algunos surtidos relacionados en especial con la perfumería y la higiene del hogar.
En los primeros meses del año productos como el desodorante, el papel sanitario estuvieron fuera del mercado casi en su totalidad. Ya en estos momentos han logrado “estabilizarse”, pero otros no han corrido la misma suerte. En la tienda Carlos III por ejemplo, ubicada en Centro Habana y perteneciente a la cadena Cimex, en el instante de nuestra visita no había rastro de colonias, talcos, máquinas de afeitar, quita esmaltes… los cuales, según la dependiente, “hacía rato no entraban”.
En similar estado se encontraba La Época, situada en el mismo municipio y subordinada a TRD Caribe. “La perfumería está en cero, excepto las líneas de boutique, y las cantidades de talco apenas alcanzan para unos minutos”, refirieron las trabajadoras.
Muy cerca en la tienda Trasval, adscrita a dicha cadena, la poca presencia de perfumes contemplados en las líneas económicas y la falta de las refrescantes colonias también apuntaba hacia el de-sabastecimiento. Tampoco el centro comercial La Puntilla de Cimex, en Playa, escapaba a la ausencia de estos artículos.
Por otra parte, en el MAI La Popular, del Cerro, saltó a la vista la escasez de productos de limpieza como desengrasantes, desincrustantes, salfumán y lejías de cloro. Estos últimos, dijo el administrador Raúl Santiesteban, no formaban parte de sus inventarios hacía alrededor de 3 meses. No obstante reconoció la “estabilidad” del jabón de lavar y tocador, el detergente líquido, etc. El Bazar Inglés, de Centro Habana, y Flogar, reflejaban idénticas carencias.
DEL LADO DE LA INDUSTRIA
Según Geanny Bello Campo, director general de la Unión Suchel, el año 2013 fue muy complejo para la industria ligera, por la poca disponibilidad de financiamiento para cumplir algunos renglones concebidos en el último trimestre.
“Asimismo la elaboración del plan de este año fue muy tensa debida a los recortes financieros, los cuales limitaron la compra de materias primas y por consiguiente, las producciones. Los compromisos correspondientes al 2014 están muy por debajo de lo hecho durante el calendario anterior”, subrayó.
Partiendo de un plan men­­guado desde su concepción, se trató de cubrir los productos liberados con destino al Ministerio de Co­mercio Interior (MINCIN). En ese sentido, “las 17 mil toneladas de jabón de lavar, las 18 mil 876 de tocador y las 9 mil 595 de detergente líquido comprometidas para este año son similares a las del 2013, y se han estado cumpliendo las entregas. Solo la pasta dental experimentó una ligera disminución”, afirmó Bello Cam­po.
¿Dónde estuvieron las afectaciones entonces? “En los surtidos dirigidos a las tiendas recaudadoras de divisas. Intentamos mantener en niveles similares al 2013 el champú, crema dental, jabón y desodorante, explica el especialista. Sin embargo, hubo una disminución drástica en determinadas líneas como la perfumería familiar y selectiva, las cremas de afeitar, productos para el tratamiento del cabello, protectores solares…
Para ofrecer una idea más exacta de la disminución, el directivo expuso algunas estadísticas: de las 362 mil unidades de talco fabricadas en el 2013, hoy solo es posible hacer el 16%, responsabilidad compartida por las entidades Suchel Camacho y Suchel Jovel, ubicadas en La Habana y Matanzas, respectivamente.
Asimismo la producción de colonias (perfumería familiar) decreció notablemente. Del millón 557 mil unidades hechas en el 2013 por Suchel Regalo, apenas pudo comprometerse con un 44 % para este periodo. En tanto  Suchel Camacho de los  cuatro millones 381 mil 600 unidades correspondientes al año anterior, solo incorporó un exiguo 35 % para el 2014.
Teniendo en cuenta estos números, resulta difícil predecir alguna recuperación para este semestre. No obstante, el plan del 2015 contempla —a juicio de Bello Campo— incrementos significativos.
DESDE EL OTRO LADO: TRD CARIBE Y CIMEX
Aunque en teoría los planes deben asegurarse con tiempo suficiente para garantizar la importación oportuna de los suministros, a veces los recortes financieros obligan a dilatar los procesos, sin contar los atrasos derivados de una mala gestión contractual, o una selección errada de algún pro­veedor.
María Eloísa Cabrera , directora de mercadotecnia en la Cadena TRD Caribe, comentó que “a fines del 2013 todavía no estaba definida la aceptación de la demanda por parte de la industria”. Por tanto, a esas alturas no estaba claro a qué se comprometían las entidades nacionales y qué debía ser cubierto por la importación.
La Cadena —dijo— “priorizó con su financiamiento la mayor demanda posible de jabón de tocador, cremas dentales, champú, desodorantes. A excepción de este último, los demás se han mantenido estables en lo que va de año”.
En cuanto al desodorante, aclara Lázaro Trejo, jefe del Grupo de Atención a la Producción Nacional de la Dirección de Compra, desde el cuarto trimestre del 2013 se venía arrastrando un déficit en el mercado. No fue hasta abril que la producción nacional comenzó a entregar los niveles requeridos.
Pero en el caso de colonias, cremas capilares e hidratantes, tintes para cabello, esmaltes de uñas, peróxidos… la demanda cubierta de TRD  y Cimex quedó muy por debajo de lo solicitado.
A ello se une, según María Eloísa Cabrera, que “en la línea de fragancias económicas tampoco se han cumplido las entregas conforme a los niveles comprometidos con TRD, y ha existido un desbalance territorial. Los abastecimientos se han concentrado fundamentalmente en la División Habana por ejemplo.
Ajustados al plan de importación, refiere María Eloísa Cabrera, se trata de garantizar los artículos básicos, con prioridad para aquellos renglones que la industria nacional no puede suplir. Entre ellos figuran las líneas de higiene y aseo, alimentos, bebidas y licores, productos químicos.
Asimismo la Cadena Cimex, comenta Bárbara Soto Sánchez, su vicepresidenta comercial, otorgó un lugar preponderante dentro de sus compras en el exterior a la jabonería de tocador y de lavar, detergente, cepillos, alimentos, política de cocción y materiales de la construcción.
Sin embargo, la perfumería es hoy su talón de Aquiles. En opinión de los especialistas de las dos Cadenas, los productos de Suchel son altamente competitivos en su relación calidad-precio y han logrado un excelente posicionamiento en el mercado. Ade­más la industria se encarga de su distribución tienda a tienda. Baste decir que tanto TRD como Cimex tienen más de dos mil puntos de venta diseminados en el país.
“Ante estas ventajas que ofrece la industria nacional resulta muy difícil la importación, pues cuando encuentras un producto de buena factura, los precios son muy elevados y si tratas de buscar un valor asequible para la población, entonces la calidad es pé­sima”, sostuvo Domingo López Ca­bre­ra, jefe de Grupo de Com­pras de Aseo de TRD.
Similar criterio comparte Julio Vázquez Martínez, director de tiendas de Cimex, quien añade que “hoy no tenemos identificado un proveedor para suplir a Suchel”.
Respecto a otros productos como las máquinas de afeitar, los entrevistados refirieron que se trata de una atipicidad del mercado donde todos los responsabilizados con su comercialización han agotado sus inventarios. A partir de septiembre deben co­menzar a aparecer en las tiendas. No obstante,  faltó previsión y planificación.
ENTRE LA INDUSTRIA QUÍMICA Y EL MINCIN
Para el 2014 el MINCIN demandó al Grupo Empresarial de la Industria Química (GEIQ) unos 8 millones 720 mil 879 litros de lejía de cloro y solo pudo contratar el 29% de ese volumen. Asimismo solicitó unos 4 millones 556 mil 473 litros de salfumán y apenas le respaldaron el 7%, comentó Marlen Noval Rivas, directora comercial del Grupo Comercializador de Productos Industriales del MINCIN.
Lissette Alonso, vicepresidenta del GEIQ, alude a la imposibilidad de la industria de ampliar las coberturas debido al deterioro tecnológico de la Empresa Electroquímica de Sagua, única de su tipo, con más de 30 años de explotación.
En medio de las consabidas limitaciones financieras, la previsión, planificación,  acertados procesos contractuales y una adecuada política inversionista son elementos decisivos para aceitar la actividad comercial en el país y evitar estas brechas entre oferta y demanda.

No comments:

Post a Comment