Sunday, February 15, 2015

LA VERDAD SOBRE LOS CUENTAPROPISTAS

El cintillo de que los “EEUU permitirá importar algunos productos de Cuba”, es en extremo engañoso.


Para el jurista Guillermo Cabanellas la propiedad no es más "que el dominio que un individuo tiene sobre una cosa determinada, con la que puede hacer lo que desee su voluntad".
Fernando J Milanés MD
 15 de febrero, 2015
Una noticia en primera plana en ingles y español anuncia nuevas medidas tomadas unilateralmente por nuestro gobierno en veras de la supuesta apertura comercial con Cuba.
 El cintillo de que los “EEUU permitirá importar algunos productos de Cuba”, es en extremo engañoso. En la descripción de la noticia se enumeran tantos productos que no son permitidos que la verdadera noticia debería ser “no permitirá”.
 Lo que llama la atención, es el constante juego de palabras para tratar de demostrar una realidad que no existe. Los supuestos “negocios privados”, no están en las manos de los individuos que los operan. Siguen siendo los Castro y su cúpula militar los verdaderos dueños. Cubanoamericanos, como el Sr. Pedro Freyre citado en la noticia, saben perfectamente que sus deseos de comprar y/o vender a los que llaman “cuentapropistas”, son solo una pantalla para justificar su único objetivo, comerciar con Cuba, o sea con el régimen dictatorial de los Castro. La famosa “apertura” de Raúl, es un cuento de camino.
 En un esfuerzo por disminuir la burocracia gubernamental, Raúl permitió a algunos “operar”, pequeños negocios como relojeros, peluqueros, paladares y vendedores ambulantes a los que se les ofrece una licencia para estos trabajos. Estos ciudadanos no son propietarios de nada. El gobierno es el único suministrador de las necesidades de la operación, no existe derecho de ampliación, elegir local, o venta del “negocio”.
 Los operadores simplemente cambiaron un sueldo por un porcentaje de las ganancias, son mayormente financiados por las remesas provenientes de sus familiares en el extranjero, y están sujetos a impuestos y regulaciones onerosas.
 La palabra “privado” en estas pequeñas empresas en un “non sequitur”.
Ejemplo de lo que ocurre en la realidad en la Cuba Castrista se establece en esta noticia, ignorada en los medios, donde se describe un incidente sobre los vendedores ambulantes; “Tres cuentapropistas entre los que se encontraba un miembro de la Unión Patriótica de Cuba, fueron detenidos en La Habana y multados por mantenerse estacionados a la hora de realizar sus ventas.
 Roberto Fuentes Arias dijo a Martinoticias que las regulaciones del trabajo por cuenta propia exige que los vendedores anden constantemente moviendo por las calles las carretillas o carritos de venta, pero es muy difícil cumplir con la disposición porque "la carretilla pesa un mundo y la gente se cansa de andar moviéndose todo el tiempo". Es hora que no nos crean perfectos idiotas.
 Si este gobierno y muchos coterráneos desean comerciar con Cuba, que lo digan. No se escondan detrás de una retorica absurda de que negociar con tiranos lleva a un adelanto en materia de derechos civiles y una democracia, ni que el pueblo se beneficiara.
 Los únicos beneficiados serán los Castro, sus militares, empresarios norteamericanos, y algunos “vende patrias” nacidos en la isla.

No comments:

Post a Comment