Wednesday, April 15, 2015

"DEBIA HABER LLORADO AYER", NUEVA SECCION DEL BLOG

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

Frente a los cambios de las noticias que diariamente presentamos en este blog, se está haciendo necesario analizar más a fondo los eventos.
Como periodista es un reto volver la mirada atrás para esos análisis.

Hace nueve años escribí la siguiente crónica, frente a lo que percibía como catástrofe en cierne de un pais muy apreciado, por haber ´transcurrido en esa tierracasi diez años de mi vida.

UN PAÑUELITO, PARA LLORAR...

parall30


ESCRITO HACE NUEVE AÑOS

Apuntes de una periodista...

Publicado el 09.01.2006 17:40

GENTIUNO

Por Angélica Mora

"Niña que bordas la blanca tela niña que bordas la blanca tela niña que tejes en tu telar bórdame el mapa de Venezuela y un pañuelito para llorar" (Malagueña. Folklore venezolano)


Iba a escribir de otras cosas. Pero hoy no puedo. Una y otra vez mis pensamientos vuelven a esa tierra hermosa, Venezuela, donde trabajé por casi diez años como periodista. Donde nació uno de mis hijos y donde dejé parte de mi corazón cuando mi familia se vino a Estados Unidos.

Esta crónica no es más que apuntes de una vida que comenzó en Chile, vivió en Venezuela sus mejores años, se enamoró de Cuba y hoy quisiera que esos dos últimos cariños tuvieran mejores destinos. Estos apuntes son sólo eso:
En Venezuela viví, sin estar presente, los horrores de mi país natal en manos de la camarilla comunista que iba devorando todo lo que una larga trayectoria de democracia había acumulado.

Vi el caos más espantoso cuando visitaba mis familiares, donde escaseaban los productos más indispensables, vi el odio inyectado en las comunidades con menos recursos para que como lobos se abalanzaran y destruyeran las propiedades. Vi la lucha del pueblo para rescatar el país. Las marchas de las cacerolas, donde señoras del llamado barrio alto se unían en una cadena humana con amas con delantal para pedir la libertad de Chile.

Ya de vuelta, desde lejos, supe del golpe de los militares. La desgraciadamente cruenta revolución . La era del general Augusto Pinochet (que con desilusión me enteré que no había sido tan honesto como sus seguidores creían, pero... su mérito es que mejoró la economía de Chile, puso orden en un país dividido y lo más importante, entregó el poder cuando vio que en el plebiscito el pueblo quería otro camino, sin los militares al frente).

Hoy Chile enfrenta de nuevo su destino, pero tiene el privilegio de poder hacerlo libremente, sin necesidad de observadores que vigilen si la elección es legitima.

En Cuba la situación es distinta. Desde hace más de medio siglo no ha podido ejercer libremente el derecho a elegir a sus gobernantes y la nación se encuentra sumida en la pobreza.

Sus habitantes no pueden ni siquiera pensar libremente, temen la delación y los que osan rebelarse son encarcelados y deben cumplir largas condenas en celdas infectas. La otra alternativa es lanzarse al mar y miles han muerto en la travesía.

Venezuela, tierra privilegiada, va exactamente por el mismo camino. Exactamente. Con la indiferencia de las naciones que contemplan su angustia. ¿Cómo no quieren que pida un pañuelito para llorar...?


Angélica Mora, desde New York
angelicamorabeals@yahoo.com
  

No comments:

Post a Comment