Monday, April 13, 2015

DELEGACIÓN OFICIAL CUBANA REGRESÓ QUEJÁNDOSE


Los enviados del régimen a Panamá dicen que fueron víctimas de 'un contexto hostil y lleno de trampas'

'Medios internacionales nos presentaron como fanáticos violentos, negados a todo diálogo', se queja Luis Morlote.

 La Habana | 13 Abr 2015
Los enviados del régimen a la Cumbre de las Américas de Panamá, que durante tres días de la semana pasada boicotearon foros y acosaron a los opositores asistentes a la cita, se describieron, a su regreso a la Isla, como víctimas de "un contexto hostil y lleno de trampas".
El régimen ha justificado que los castristas hayan trasladado a territorio ajeno los actos de repudio y ha calificado de ofensa la presencia de disidentes en Panamá.
La delegación oficial de supuestas organizaciones de la sociedad civil —todas controladas por el Gobierno— fue recibida en La Habana por el primer vicepresidente, Miguel Díaz Canel, altos funcionarios del Partido Comunista, la Unión de Jóvenes Comunistas y representantes del progubernamental Consejo de Iglesias de Cuba.
"Varios medios internacionales nos presentaron como fanáticos violentos, negados a todo diálogo, llegaron a insinuar que agredimos físicamente a 'pacíficos opositores' cuando en realidad respondimos con dignidad e intransigencia al irrespeto y la provocación", dijo Luis Morlote Rivas, vicepresidente primero de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), reporta el diario oficial Granma.
Los organizadores del Foro de la Sociedad Civil "no consideraron las pruebas que les entregamos de la presencia de mercenarios vinculados a terroristas. Pretendieron forzarnos a intercambiar con una oposición fabricada desde el exterior", se quejó.
"Era imposible en medio de un contexto hostil y lleno de trampas mantenerse en silencio porque iría en contra de los principios revolucionarios", justificó Morlote.
"Los mercenarios fueron expulsados de los espacios donde se intentaron legitimar", aseguró, aunque la delegación oficial boicoteó con gritos y consignas la realización de debates y en algunos casos se retiró.
"Cualquier cubano digno se habría comportado igual", dijo Morlote. "Nos sentimos orgullosos todos y especialmente los más jóvenes por haber representado la genuina sociedad civil cubana".
El vicepresidente de la UNEAC mencionó también problemas de acreditación, que no afectaron solo a la numerosa delegación castrista, encabezada por Abel Prieto, asesor de Raúl Castro.
En las palabras de bienvenida, Carlos Rafael Miranda, coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), alabó "la intransigencia y las convicciones" de los enviados del régimen a Panamá.
"Cuba no fue silenciada, ni humillada", dijo Miranda, al frente de la organización que durante décadas ha sido uno puntales del sistema de delación y control social montado por el régimen, y que también es presentada como "no gubernamental".

No comments:

Post a Comment