Monday, April 13, 2015

LA INMUNDICIA CUBANA EN PANAMÁ

Quienes se colocaron junto al régimen de La Habana en los actos de repudio en Panamá perdieron una oportunidad de ser parte del futuro: se convirtieron en parte del pasado

Abel Prieto, exministro de cultura y asesor del gobernante Raúl-Castro 

Por Haroldo Dilla Alfonso 
CubaEncuentro
13 de abril, 2015
Quienes se colocaron junto al régimen de La Habana en los actos de repudio en Panamá perdieron una oportunidad de ser parte del futuro: se convirtieron en parte del pasado
El título puede ser golpeante, desconsiderado y abusivo. Es posible que lo sea, pero es sincero. Es lo que me ha venido a la mente cada día que leo la actuación de lo que se ha llamado —con absoluta impropiedad— la delegación de la sociedad civil cubana a la Cumbre de Panamá. Porque lo que he visto —chusmería, intolerancia, pandillerismo, agresividad, malos modales— es una inmundicia que lacera mi condición de cubano y me fuerza a imaginar que más allá de estos pobres diablos forzados a la prostitución política, existe una sociedad que sabe mirar alto en el futuro.
“Que sabe”, lo digo en presente, como cuando Yoani Sánchez proclamó entusiasmada que esto podría ser una oportunidad para el diálogo en la diferencia con todo el espectro de organizaciones y personas que se darían cita en Panamá. Y cuando vi que existían personas decentes e instituciones merecedoras de respeto que se ubican en esa franja crítica pero leal al régimen político, que en algún lugar he denominado los acompañantes críticos del sistema y consentidos por éste.
Pero me equivoqué. El gobierno cubano nunca ha estado interesado en que se fomente diálogo alguno fuera de sus cuarteles. Por eso armó una tropa de condotieros dispuestos a reventar el propio funcionamiento de la Cumbre, y programada para apalear opositores, sea en Atlapa o en el Parque Porras. La intención nunca fue otra: entraron en zafarrancho de combate con las mismas cantaletas autoritarias y desfasadas de siempre.
Técnicamente casi nadie de esta gavilla de gamberros sin historia puede considerarse sociedad civil, pues son funcionarios estatales, o viejos informantes del MININT que han jugado por décadas a ser sociedad civil con organizaciones protegidas, como es el caso del CIERI, cuyo director por 30 años aparece llamando mercenarios a los opositores y agitando un panfleto con la cara desencajada y la mirada estrábica. Estaban encabezados por uno de los escritores cubanos más frívolo y aparatosamente mediocre, Abel Prieto, cuya filiación estatal es explícita como asesor cultural del General/Presidente Raúl Castro. Las fotos muestran a Miguel Barnet, sobre el cual huelgan los comentarios, empujando una puerta y gritando consignas, cosa que, por cierto, nunca hizo cuando en Cuba se perseguía y encerraba homosexuales en nombre de la moral revolucionaria.
No es la primera vez que hacen esto. Lo han hecho en LASA en cada congreso, secuestrando un Grupo Cuba que se ha convertido en caja de resonancia de todas las aberraciones oficialistas con el beneplácito asustadizo de todos sus participantes. Lo han hecho en eventos como ferias del libro y presentaciones de intelectuales emigrados. Pero reconozcamos que lo que han hecho ahora rompe con todo lo que quedaba —si algo— de dignidad y decoro.
Y confieso que me resultó particularmente doloroso ver a un hombre como Fernando Martínez, diferencias aparte, un intelectual real, justificando en Granma todo el desafuero como una defensa de una revolución que Fernando sabe mejor que nadie que ya no existe. O de los coordinadores de Cuba Posible —también diferencias aparte, un lugar auténtico de sociedad civil— compartiendo los argumentos y las algarabías de las pandillas fascinerosas. Creo que todos perdieron una oportunidad de ser parte del futuro. Sea por conveniencia o por convicción, se convirtieron en parte del pasado.
De todas maneras, la isla va a seguir flotando, y la Cumbre seguirá con sus debates de una sociedad civil latinoamericana que no ha dudado en repudiar los malos modales de sus hermanos cubanos. Un admirado intelectual y amigo, Armando Chaguaceda, con un toque humorístico insuperable, auguró un cese mercantil de las hostilidades: “Presumo que al show le quedan apenas un par de funciones, pues el fin de semana la combatividad se traslada a los grandes almacenes de la Zona Libre. Entonces veremos a las huestes dignas y aguerridas ir en pos de ‘otro mundo posible’, enfrentando al ‘consumismo capitalista’ del mejor modo: en la lucha cuerpo a cuerpo, sin tableteos de ametralladoras y, mucho menos, cantos luctuosos… Venceremos !”
¡A la pacotilla corred, bayameses!
Este artículo de Haroldo Dilla fue publicado originalmente en Cubaencuentro.com

No comments:

Post a Comment