Wednesday, October 14, 2015

EL MITO DEL ATAQUE AL CUARTEL MONCADA. REFRESCANDO LA HISTORIA

Manuel Bartolomé, dueño de la funeraria que recogió los cadáveres de los rebeldes, y entrevistado por De la Cova, precisó que ningún cadáver tenía señales de torturas o desmembramiento.

MONCADALIBRODETONYDELACOVA


14 de octubre, 2015
Hay aniversarios que se conmemoran con el corazón en alto, porque el ser humano tiene la tendencia a que perduren en el recuerdo lo positivo, lo grato, lo ejemplar. Hay otros que lejos de conmemorarse, se recuerdan como un engaño abominable y solo inspiran borrar la fecha del calendario. Tal ocurre con el 26 de julio, aniversario de cuando se produjo en 1953 el ataque al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, encabezado por Fidel Castro, marcando el inicio del trágico destino que le aguardaba a nuestra patria.
El aniversario del 26 de julio, ha coincidido con la publicación del libro “The Moncada attack: birth of the cuban revolution” (“El ataque al Moncada: el nacimiento de la revolución cubana”) por el profesor e historiador académico Antonio de la Cova. Y ha sido una suerte que el autor de tan importante libro haya hecho del mismo varias presentaciones en Miami, ya que es no sólo el primer libro que se escribe sobre la materia, sino que se trata de la obra de un profesional de la historiografía, cuya rigurosa metodología y documentación, echa por tierra los mitos que la propaganda comunista fabricó ante el insólito episodio. La experiencia nos muestra que ha sido una característica sostenida en el proceso revolucionario dirigido por Castro, la desinformación, la alteración y reinvención de los hechos, haciendo de la historia una gran mentira.
De la Cova logra con este libro lo más a que puede aspirar un historiador, que es acercar su enfoque lo más posible a la verdad. No en balde empleó 31 años que tomaron la investigación y la redacción del libro, con sus 115 entrevistas con supervivientes del episodio que duró 20 minutos, incluyendo 14 rebeldes 13 de ellos en el exilio y uno en Cuba, 47 militares y policías, y 54 políticos y civiles. (Todas las entrevistas pueden ser leídas en www.latinamericanstudies.org/entrevistas.htm).
Otro mérito del libro es que se haya publicado en inglés porque es al público no cubano, y en especial al americano, al que deben destupirle la maraña desinformativa de la propaganda marxista-fidelista, que ha sido en gran parte responsable de la longevidad del régimen.
Dedicado prácticamente al ataque al Moncada, hay un solo capítulo sobre los antecedentes de Fidel Castro, su propensión a la violencia y a la manipulación, analiza la planificación del ataque, la fuga posterior de los rebeldes a las lomas, la causa 37 donde son juzgados los asaltantes y Castro pronuncia su autodefensa “La historia me absolverá”, que es uno de los mitos más explotados por los revolucionarios, ya que como demuestra De la Cova, con el ejemplar de la revista “Bohemia” del 27 de diciembre de 1953 delante, Castro dijo al tribunal al final de su autodefensa, algo que no resultaba suficientemente impactante: “Ustedes hoy cuentan con el respaldo del pueblo. El silencio de hoy no importa. La historia, definitivamente, lo dirá todo”. Ese párrafo final fue sustituido en las versiones del discurso con intención publicitaria por la de “La historia me absolverá”. Es así que el libro de De la Cova destruye otro de los más sonados mitos castristas.
El libro revela que Fidel Castro no pudo entrar en el cuartel, porque una ametralladora ripostó inmediatamente, impidiendo la entrada de todos los rebeldes, menos de 5 que perecieron. “Si la gente se entera de que en ese hecho que le costó la vida a 61 de sus compañeros, Fidel Castro no disparó un tiro, se hubiera choteado." Cuando las autoridades le hicieron la prueba de la parafina a los detenidos tras los hechos, Fidel Castro se negó a que se la hicieran a él, aduciendo que él sí había disparado. De todas maneras, el ataque según el autor, estuvo mal preparado, porque los rebeldes no llevaban ni un botiquín de primeros auxilios, y lucharon con escopetas de cacería y rifles calibre 22 contra soldados mejor armados con ametralladoras y granadas. A Castro no podía escapársele el peligro inminente de ser aniquilados por los soldados de Batista, pero lo que perseguía era el golpe publicitario, al cual quedó supeditada la consideración de las vidas que iban a ser segadas.
Parte de ese golpe publicitario fue lo que el autor denomina “la leyenda negra”, que hizo del mito de los rebeldes presos torturados y desmembrados, cuya veracidad jamás fue cuestionada, quedando como una realidad indiscutible. Pero el hecho cierto fue otro, y es que Manuel Bartolomé, dueño de la funeraria que recogió los cadáveres de los rebeldes, y entrevistado por De la Cova, precisó que ningún cadáver tenía señales de torturas o desmembramiento, y que Santiago de Cuba tenía un grupo de médicos forenses muy profesionales, que hubieran sonado la alarma de haber existido señales de tortura o desmembramiento en algunos de los cuerpos recogidos.
De la Cova logra con este libro acabar con todos los mitos levantados en torno al ataque del que hemos dicho que catapultó la revolución a la victoria, y al pueblo de Cuba al desastre.
Habiendo calibrado la importancia de ese proceso de mitificación y desmitificación en la lucha por el poder unos, o para evitar que se lo arrebataran, otros, las instituciones Herencia Cultural Cubana y el Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos, convocaron a la Casa Bacardí en Coral Gables, a una de las presentaciones del libro de De la Cova, bajo el título “El mito del Moncada”, en que el autor en un espacio de hora escasa, sintetizó todo el proceso del ataque, sus antecedentes y consecuencias, a los que sirvieron de introductores los doctores, historiador Marcos A. Ramos y Dr. Alberto J. Bustamante, actualmente presidente de la Junta Editorial de la revista “Herencia”.
Ramos profundizó en la historiografía, para afirmar que hay que evitar reinventar los hechos y que no se ejerza la crítica. “Un libro de historia no debe ser la reinvención de nosotros mismos, de nuestros amigos y partidarios, pero ninguna escuela de interpretación reciente, puede compararse al del actual oficialismo cubano, incluso la del período inmediatamente anterior a la toma del poder, cuando el apoyo que se le daba a esa revolución, se iba revistiendo de una gradual pero visible incondicionalidad llena de entusiasmo, pero antesala de manipulaciones...Jamás en la historia de Cuba se utilizó la propaganda como a partir de 1959, incluso antes."
El Dr. Bustamante dio una vez más pleno valor al pensamiento martiano de que “el conocimiento de la verdad nos hará libres”, referencia válida a la verdad que queda cuando se desinfla el mito, y manifestó asimismo que conocer en detalle el proceso del Moncada es una contribución fabulosa para un enfoque objetivo del tema y creo que De la Cova ha logrado que sea el libro de consulta futura sobre el tema. Cuando la crítica se dirige en todas direcciones, es la mejor manera de acercarnos a la verdad”.
De la Cova tiene un doctorado en Historia de la Universidad de West Virginia, y es profesor adjunto de estudios latinos en la Universidad de Indiana, en Bloomington. Es autor de “Un coronel confederado cubano: la vida de Ambrosio José González”.
Por Ariel Remos
Diario las Americas

No comments:

Post a Comment