Saturday, October 17, 2015

INFLUYENTE SENADOR ESCRIBE A OBAMA SOBRE PRESUNTA PRESENCIA DE TROPAS CUBANAS EN SIRIA

El presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, Chuck Grassley, preguntó al presidente qué medidas piensa tomar con La Habana y qué mensaje le ha transmitido.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado.
El senador Chuck Grassley (R-Iowa) presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado.
Pese a que la Casa Blanca y el Departamento de Estado han dicho no tener evidencias de que una presunta presencia de tropas cubanas en Siria sea cierta, la noticia ─destapada por un centro académico de Miami y sustentada por la división informativa de la cadena Fox─ está generando preocupación y estupor en medios legislativos de EEUU.
Este viernes, el presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, el republicano por Iowa Chuck Grassley, envió una carta al presidente Barack Obama en la que le pregunta qué medidas espera tomar con respecto a la participación de Cuba en Siria y qué mensaje ha hecho llegar al gobierno cubano respecto a dichos actos.
Grassley señala en la misiva que "Las acciones de Rusia en Siria parecen contradecir directamente su declaración de hace más de cuatro años respecto a que "ha llegado la hora de que el presidente (Bashar al) Assad se haga a un lado’”.
"Y ahora Cuba está actuando como asociado militar de  Rusia y Assad. Es desconcertante que a la luz de su nueva relación con Cuba, el régimen de Castro haya optado por alinearse con Rusia e Irán en el apoyo a Assad en Siria”, señala el legislador en la misiva.
El influyente legislador recuerda que Obama ha llamado al Congreso a adoptar nuevas medidas para un compromiso y una normalización de las relaciones  con Cuba. “Sin embargo, pocos meses después de su ‘histórico paso’ el régimen de Raúl Castro esencialmente ha ignorado a EEUU mediante su alineación con Rusia, Irán y Assad en la lucha contra los rebeldes respaldados por los Estados Unidos".
El miércoles, la cadena Fox, citando a una fuente de inteligencia del Pentágono que habría hablado con su corresponsal Doug McKelway, dio como cierto un informe sobre la llegada de tropas cubanas a Siria, reportado la víspera por el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami.
El Instituto dijo haber recibido información de que el general Leopoldo Cintra Frías, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, visitó Siria recientemente acompañando a un contingente militar enviado por La Habana en apoyo del dictador sirio Assad y de la intervención de Rusia en ese país.
Precisaba asimismo que el contingente militar cubano se desempeñaría principalmente en el manejo de tanques prestados a Assad por los rusos. También funcionaría como una fuerza militar en contra del grupo terrorista Estado Islámico y otros opositores al régimen de Assad.
La Casa Blanca el jueves, y el Departamento de Estado, el viernes, dijeron no tener evidencias para corroborar la información divulgada por ambas fuentes.

No sería una sorpresa

La tendencia de legisladores y otros observadores a dar por cierta la noticia, que no ha sido confirmada por otras fuentes, es reforzada por el historial de los Castro de aportar carne de cañón a la estrategia geopolítica de Moscú: hasta 200.000 cubanos en la guerra civil de Angola,  y 17.000 en el conflicto entre Etiopía y Somalia, además de participaciones menores en otras contiendas como las guerras civiles de NIcaragua y El Salvador.
En Siria sería su segunda faena combativa, conocida luego del envío de dos brigadas de tanquistas para participar en el asedio a Israel desde las Alturas de Golán, durante la guerra del Yom KIppur (1973-1975).
La publicación digital con sede en Nueva York The Daily Beast sugiere que, en última instancia, la presunta entrada de Cuba en el conflicto en Siria debe ser vista como una movida de Castro para recompensar a su benefactor en el Kremlin.
“Si bien la relación entre Obama y Castro ha colmado los titulares en los últimos meses, los envites que el líder ruso Vladimir Putin ha estado haciendo a Cuba han pasado casi inadvertidos. El año pasado, Putin canceló (el 90 por ciento de) una enorme  deuda cubana de $ 32 mil millones con Rusia. También se comprometió a cooperar con los proyectos de exploración de petróleo frente a la costa norte de Cuba y reabrir la base de espionaje (radioelectrónico) que Rusia mantuvo durante la Guerra Fría en Lourdes, al suroeste de La Habana”, recapitula la publicación.
Y termina diciendo: “Como en los viejos tiempos, un líder ruso pide a sus pupilos cubanos que le hagan el trabajo sucio”.

No comments:

Post a Comment