Tuesday, October 20, 2015

UN TRISTE ANÁLISIS DE LA REALIDAD CUBANA

ICLEP-PANORAMA PINAREÑO: EDITORIAL.Todo ha sido un fracaso.
th
Foto Hector julio Cedeño
Pinar del Río, 20 de octubre, 2015
El proyecto social cubano implantado desde 1959, no pudo dar rumbo por el camino deseado. Todos los cubanos esperaban que las promesas de los líderes de la Revolución estuvieran encaminadas a llevar a la sociedad hacia un estado de desarrollo por una convivencia armoniosa y de respeto entre todos los ciudadanos.
Lo prometido no surtió el efecto esperado. De la noche a la mañana la sociedad se convirtió en un fracaso, todos comenzaron a dudar, se crearon los CDR,( Comité de Defensa de la Revolución), hombres y mujeres del pueblo eran vigilados y chequeados. Surgió un enemigo al que se le dedicó todo los esfuerzos para vencerlo y destruirlo. Hoy no se sabe si ese enemigo sigue siendo o es amigo.
Las fuerzas productivas -como motor del desarrollo- quedaron estancadas, liberarlas era un gran prejuicio; de las cosas del capitalismo, y de ese sistema nadie quería saber. El Socialismo implantado en el país, fue un error de cálculo. Cuba no cumplía con los postulados anunciados por Marx. Implantar el Socialismo requería de ciertas y determinadas premisas; base económica desarrollada y unas fuerzas productivas técnica y científicamente bien preparadas.
Cuba al triunfo de la Revolución poseía el 30% de analfabetismo y así era imposible echar andar el nuevo proyecto social. El sistema económico no ha podido encontrar su eficiencia ni eficacia. Nadie sabe a quién responde. Las empresas estatales no son rentables. El Estado tiene que cargar con sus pérdidas y subvencionarlas. Dijo alguien que la economía es una sola, no tiene ni partido ni ideología, la cubana es socialista.
El trabajo por cuenta propia no acaba de prender, son demasiados altos los impuestos que obstaculizan su desarrollo. No se han creado los almacenes mayoristas, lo que frena el proceso de esta alternativa.
Muchos cubanos han optado por el camino del exilio, esto es una prueba de que todo ha sido un fracaso. El estancamiento en los sectores de la economía y de la sociedad, han defraudado a la población, incluyendo a los que juraron ser fieles hasta las últimas consecuencias. Los llamados disidentes, levantaron sus voces en señal de protesta contra todo aquello que hería los sentimientos más profundos del cubano, burla a la dignidad de cada hombre y mujer de este pueblo, que todavía creía y soñaba.
Los nuevos retoños, sobre los cuales recae la responsabilidad de erigirse como dignos representantes de los padres fundadores, no piensan así, tal es la frustración. La crisis de valores por la que atraviesa la sociedad cubana, no es un fenómeno aislado es la consecuencia directa de la dejadez de un sistema que abandonó a su pueblo a la deriva.
La persecución y represión a la cual son sometidos los opositores, que reclaman un mejor derecho y forma de vivir, son reprendidos por las fuerzas del orden, como parias dentro de su propia tierra. Cuba no admite oposición, lo que es lo mismo decir que todo aquel que piense distinto a los que ordenan y mandan son catalogados como traidores a la patria, y por eso ¡condenados!
Hoy cuando aparentemente se busca un acercamiento al gobierno norteamericano, y se tratar de normalizar las relaciones, se satanizan. Ahora el discurso va encaminado a alertar a nuestro pueblo de que detrás de ellas se esconde la maldad e intriga del enemigo histórico, el que, si no pudo por unos métodos empleará nuevos para destruir la revolución. Esta es la historia de un país que no sabe dónde va. Cuba, la bella, la hospitalaria, no queda nada, solo odio y rencor sembrado con saña y desprecio.
http://iclep.org/panorama-pinareno-ano-4-n-73-2015

No comments:

Post a Comment