Cuba rechazó este viernes lo que consideró una "retórica hostil" del presidente Donald Trump y aseguró que tiene la voluntad de mantener un "diálogo respetuoso" con Estados Unidos, que horas antes dio un giro en la política de acercamiento iniciada por el mandatario Barack Obama.
"Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962″, dijo un comunicado difundido por las autoridades a través de los medios de comunicación estatales.
A la par rechazó que las mismas —como las restricciones de viajes y negocios potenciales— sirvan para impulsar una mejora en las libertades civiles en la isla.
"Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso", agregó el comunicado.