Thursday, August 9, 2018

SIN PATRIA, CON AMO Y SIN HONOR


 
SIN PATRIA, CON AMO Y SIN HONOR
Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

Una sencilla operación aritmética muestra que los esclavos escapados de la plantación no se han liberado del yugo y siguen financiando el 44 por ciento de las necesidades del régimen para seguir esclavizando al pueblo de Cuba. En lo que parecería una eternidad, una banda de forajidos se apoderó por la fuerza de una república de hombres libres y la transformó por el engaño en una plantación de esclavos. Esa fue la República de Cuba, nacida de una gesta heroica que se prolongó por más de 30 años, regada con la sangre de millares de sus hijos y desarrollada con el sudor y el trabajo de tres generaciones de cubanos. No era una república perfecta pero cualquiera que haya vivido un poco sabe que no existe perfección bajo los cielos.
Sin embargo, quienes tuvimos el privilegio de vivir y disfrutar de la Cuba previa a la tiranía castrista jamás imaginamos que lo peor estaba por venir. En estos casi 60 años de esclavitud, una proporción considerable de los cubanos ha roto todos los moldes del deshonor y de la desvergüenza. Se ha dado el espectáculo insólito y alucinante de los esclavos financiando el yugo con el que los oprimen sus amos.
Cuba es un país paralizado por el terror de estado y quebrado por un sistema político obsoleto que ha fracasado en todas las latitudes en que ha sido impuesto para beneficio de minorías gansteriles y explotadoras. Ante la inercia de campesinos que se han cansado de que les roben su trabajo, los animales que nos servían de alimento, al igual que las viandas y los vegetales, han desaparecido del campo cubano y han sido sustituidos por la planta inservible y destructiva del marabú. Hoy el régimen tiene que importar el 80 por ciento de los comestibles con que mal se alimentan sus esclavos.
Pasemos revista a unas cuantas cifras para entender mejor la dimensión de la iniquidad de esos malos cubanos. Porque cubanos serán por nacimiento pero su conducta los revela como traidores a la patria de nuestros fundadores y de los millares que han ofrendado sus vidas por la libertad en este noche larga y lúgubre de la tiranía castrista. Quiero antes dejar bien claro dos factores que considero de importancia: no reclamo amplios conocimientos de economía ni confío en las estadísticas sobre Cuba porque la mayoría de ellas han sido proporcionadas por el régimen castro comunista.
Aclarados los puntos empecemos con el turismo. En el 2016, Cuba recibió más de 3 millones de turistas procedentes principalmente de Canadá, Estados Unidos, Alemania, Italia, Francia y España. Una mayoría de 1,200,000 procedentes de Canadá y, sorpresa de las sorpresas, el segundo lugar fue ocupado por 500,000 visitas de cubanos residentes en el exterior. No tengo información para cuantificar los dólares con que contribuyeron a sus antiguos amos estos "turistas" cubanos pero no puede caber duda de que fueron varios cientos de millones de dólares. En el 2017, gracias a la complicidad de Barack Obama, las visitas a Cuba se dispararon a 4.7 millones de turistas y el ingreso superó los 3,000 millones de dólares.
Donde sí he encontrado información, aunque nunca exacta, es en el renglón de las remesas familiares de cubanos en el exterior a sus familiares dentro de la Isla. Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos esas remesas ascienden a 2,000 millones de dólares anuales, pero otras fuentes de información dignas de crédito las calculan hasta en 4,000 millones. Para el régimen castro comunista esos ingresos son no sólo en moneda dura sino en moneda limpia. Un ingreso similar en turismo o en cualquier otro reglón implica gastos en que debe incurrir el gobierno para generar un ingreso neto inferior al ingreso bruto.
Para mayor ilustración, cuando sumamos los ingresos por conceptos de remesas de cubanos desde el exterior (4000 millones), turismo (3,000 millones), ayuda de Venezuela (1,200millones) y exportaciones por conceptos de azúcar, tabaco, licores, níquel y crustáceos( 900 millones) los ingresos totales de la tiranía ascienden a un aproximado de 9,000 millones de dólares. Una sencilla operación aritmética muestra que los esclavos escapados de la plantación no se han liberado del yugo y siguen financiando el 44 por ciento de las necesidades del régimen para seguir esclavizando al pueblo de Cuba.
Pero, como decía el brillante periodista norteamericano, Paul Harvey, veamos la otra cara de la historia. Esa cara está representada por los millares de patriotas, presos y mártires cubanos de todos los tiempos. Una minoría dentro de nuestros más de 11 millones de habitantes. Pero, desde tiempos inmemoriales, las  minorías no han esperado por las mayorías para cambiar y determinar el curso de la historia humana.
En nuestro caso, el 12 de enero de 1869 los hijos de la heroica Bayamo dieron fuego a su ciudad y prefirieron reducirla a cenizas antes de que se convirtiera en trofeo de foránea avaricia. Con ese gesto hicieron realidad la lapidaria frase de Perucho Figueredo en nuestro himno nacional donde proclama: "En cadenas vivir es vivir/en afrentas y oprobios sumidos".
Al mismo tiempo, a la hora de amar y servir a la patria nuestras mujeres han estado a la vanguardia. Una acaudalada dama villaclareña, Marta Abreu de Estévez, costeó en 1896 la expedición del general cienfueguero Rafael Cabrera desde Carolina del Sur hasta Las Tunas. Este general dejó escrito su testimonio de admiración por la filántropa: “Mientras haya patriotas como Marta Abreu, Cuba no podrá ser esclava”. Andando el tiempo, en 1960, una acaudala dama habanera, Chea Pedroso de García Beltrán, declinó una invitación a invertir en la industria azucarera de la Florida diciendo: "Yo no puedo invertir en una industria que le hará en el futuro la competencia a Cuba cuando restauremos en ella la libertad y la democracia."
También hemos tenido mujeres de origen humilde pero inmensamente ricas en patriotismo y en coraje. En 1868, Mariana Grajales era la matrona que había traído al mundo a once hombres y dos mujeres. Los hombres, Antonio y José los más notorios, se fueron todos a morir por la patria y las mujeres cubrieron la retaguardia. De ella dijo José Martí: ¿Qué había en esa mujer, que epopeya y misterio había en esa humilde mujer, qué santidad y unción hubo en su seno de madre, qué decoro y grandeza hubo en su sencilla vida?
A principios de este siglo XXI, otra matrona de voluntad de acero se enfrentaba a la tiranía castro comunista en el pueblo matancero de Pedro Betancourt. Gloria Amaya mandaba a sus hijos a la inmolación en defensa de la libertad de Cuba. A sus 78 años, era la única madre en el mundo con la dolorosa distinción de tener encarcelados al mismo tiempo a tres hijos Miguel, Ariel y Guido Sigler como presos de conciencia. En su honor escribí un poema que en parte dice: "Se nos ha ido la más alta/del Batallón de Vergüenza que son nuestras Damas Blancas/La heredera indiscutida/de matronas legendarias como Leonor y Mariana".
Otros momentos de oscuridad en nuestras luchas por la libertad han sido iluminados por fechas en que hombres excepcionales no se dejaron embargar por el desaliento. El 15 de marzo de 1878, el General Antonio Maceo se rebeló contra la paz precaria del Pacto del Zanjón y le dijo al General español Arsenio Martínez Campos que no envainaría su machete mientras Cuba no fuera libre. Y el 17 de abril de 1970, el Coronel Vicente Méndez, acompañado solamente por 12 comandos, desembarcó por Punta Silencio (Baracoa) para retar a un ejército de millares de soldados que no tomaban presos ni daban cuartel. Ellos cayeron en el empeño pero Cuba sigue erguida a pesar del tiempo.
Cierro este trabajo con la esperanza de que todavía haya muchos que imiten la hidalguía y el patriotismo de quienes dieron la mayor prueba de amor a Cuba ofrendando sus vidas por nuestra libertad. Pero, moleste a quien le moleste, condeno con energía y desprecio la cobardía y la frivolidad de quienes financian y legitiman con su conducta a los tiranos que nos han robado la patria. Martí dijo que quería morir "sin patria pero sin amo". Estos sujetos son muertos vivos que no tienen patria ni tienen honor. Lo único que tienen es un amo escogido por ellos mismos. El amo que, por robarles, les ha robado hasta el más mínimo vestigio de humanidad. 

No comments:

Post a Comment